23 de diciembre de 2017
23.12.2017

El mar nos libra de malos humos

La proximidad del Atlántico permite que las ciudades gallegas eviten episodios de contaminación como los de Valladolid y Madrid - El aire marino limpia la atmósfera

23.12.2017 | 09:56
Vista del exterior de la central térmica de Meirama.

Menos vehículos, pero también la proximidad del océano Atlántico, son los factores "clave" para que Galicia esquive episodios de contaminación atmosférica como los que afectan a Madrid y Valladolid, que están restringiendo la circulación y el estacionamiento para reducir las emisiones. En un escenario de anticiclón prolongado, en el que las lluvias y el viento de los últimos días se han vuelto noticia en pleno otoño y en una comunidad como la gallega, el Atlántico juega un papel determinante en la calidad del aire de esta comunidad, según expertos consultados por Europa Press.

El profesor de Ingeniería Química José Antonio Souto, de la Universidade de Santiago, explica que "en condiciones muy estables" como las que viene registrando toda la Península, incluido el noroeste, "los contaminantes no se mezclan", de modo que las concentraciones de partículas son mayores. Pero, en Galicia, la circulación de aire procedente del Atlántico "renueva y permite que se limpie la atmósfera".

La subdirectora de investigación de MeteoGalicia, María Luz Macho, destaca igualmente que la comunidad gallega goza de "muy buena ventilación" por la proximidad del océano, de ahí que la sequía no haya repercutido en la calidad del aire "tanto como podía pensarse".

Ambos especialistas llaman la atención sobre que los niveles de calidad del aire gallego ofrecen "margen" para resistir un empeoramiento que, en cualquier caso, no se está notando de forma significativa, según apuntan, con base en los datos suministrados por la red de medición de la Xunta.

En cuanto a la meteorología, y dejando a un lado el volumen de coches e industrias contaminantes, el profesor Souto resalta que "la gran desconocida" en la configuración de la calidad del aire es la estabilidad atmosférica.

Y es que es la proximidad del océano la que aporta a las capas altas de la atmósfera gallega la inestabilidad necesaria para que las partículas contaminantes se mezclen y se diluyan, de modo que el aire que respiran los gallegos elude concentraciones de polución más habituales en los entornos de grandes urbes como Madrid.

La "boina"

En la capital madrileña, indica Souto, "la tormenta perfecta" compuesta por un elevado tráfico rodado y mucha estabilidad atmosférica en altura (al situarse en el centro peninsular) genera lo que vulgarmente se conoce como "la boina" sobre la ciudad, una capa marrón que se debe a los óxidos de nitrógeno que emiten los vehículos.

Además del menor número de automóviles que circulan por las localidades gallegas con más tráfico y atascos, como A Coruña, Vigo y hasta Santiago en horas punta, la diferencia en la comunidad gallega reside en esa inestabilidad en altura, incluso en periodos como el actual, con prolongadas sequías y "ciertas condiciones estables".

En Galicia, los días de cielos claros, sin nubes, "tampoco se dan condiciones de estabilidad muy fuertes" en altura, señala Souto, haciendo referencia al "aire renovado" o a la "brisa marina" que llega del Atlántico, y que afecta no solo a la costa, sino también al interior gallego.

Ni los óxidos de nitrógeno (procedentes de los coches), ni el dióxido de azufre (a día de hoy es residual el uso de combustibles con este elemento), ni el ozono (provocado por reacciones químicas para las que es requisito indispensable el calor) suponen una preocupación para el aire que respiran los gallegos, según señala.

Aunque admite que las condiciones "no son las ideales", puesto que escasea la lluvia, que "obviamente lava la atmósfera" y "liquida cualquier problema de contaminación atmosférica", Souto subraya que la situación tampoco es "para nada" preocupante.

De hecho, sostiene que "solo se pueden observar picos" no relacionados con la industria, sino con las aglomeraciones de vehículos, en ciudades como A Coruña y Vigo. Y se está en valores "muy inferiores" a los máximos permitidos.

Descarta también que una mayor producción de energía a partir de carbón por la escasez de precipitaciones para centrales hidráulicas y viento para los parques eólicos vaya a afectar a la calidad del aire en Galicia. Las plantas de Meirama y As Pontes, en la provincia de A Coruña como el conjunto de las centrales térmicas, "tienen unos límites muy estrictos" y en un futuro próximo "van a bajar más todavía", afirma.

En este contexto, existe "margen", según estos expertos, para que, si las condiciones de la sequía se prolongan o agravan, el nivel de calidad del aire en Galicia continúe siendo apropiado. Esto es así puesto que "un día es suficiente para mezclar y diluir" las partículas contaminantes que más preocupan, que son las derivadas de los automóviles (los óxidos de nitrógeno). El pasado 15 de octubre saltó la alerta de la Xunta por contaminación por los incendios que asolaron media Galicia, pero esto no es "en absoluto lo habitual", subraya María Luz Macho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


Enlaces recomendados: Premios Cine