13 de marzo de 2018
13.03.2018

Facenda vigilará las herencias en vida al duplicarse desde la reforma fiscal de 2016

Galicia registra ya cada día 45 pactos sucesorios entre familiares directos, un 124% más que antes de las exenciones a legados inferiores a 400.000 euros

13.03.2018 | 12:26
Contribuyentes en una oficina de la Axencia Tributaria de Galicia.

A los gallegos les sale a cuenta adelantar la herencia en vida desde 2016. La reforma fiscal de la Xunta, por la que se exime del pago del impuesto de Sucesiones a aquellos legados inferiores a 400.000 euros de padres a hijos, de abuelos a nietos o entre cónyuges, ha disparado los pactos sucesorios. De los poco más de 7.300 contratos de este tipo firmados en Galicia en 2015, un año antes de la entrada en vigor de las bonificaciones fiscales del Ejecutivo autonómico, se ha pasado a casi 16.500 en 2017, según el balance del Consejo Notarial de Galicia. O lo que es lo mismo, ya son 45 las herencias en vida que se tramitan cada día en Galicia, un 124% más que las 20 diarias registradas antes de las exenciones.


Por primera vez desde la reforma fiscal, la Consellería de Facenda pondrá bajo la lupa los adelantos de herencias formalizados en Galicia para garantizar que los contribuyentes que se acogieron al beneficio fiscal lo hicieron conforme a la legalidad. Y es que estas bonificaciones fiscales solo afectan a legados en línea ascendente y descendente, pero no a transmisiones de familiares de tercer grado y ulteriores (tíos-sobrinos, bisabuelos o primos) y de no parientes.

Tal y como recoge el Plan de Control Tributario de 2018 aprobado por la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga), una de las nuevas líneas de actuación para este año será la "comprobación de las reducciones subjetivas en el impuesto sobre sucesiones, y en especial, la correcta aplicación de la reducción por parentesco cuando se formalizaron pactos sucesorios con anterioridad al fallecimiento del causante", según recoge el documento publicado ayer en el Diario Oficial de Galicia (DOG).

Reforma fiscal


Desde el 1 de enero de 2016, el 99,3% de los contribuyentes gallegos no pagan ni un euro a la Xunta por el impuesto de sucesiones cuando reciben una herencia de un familiar directo. Solo quienes reciban un legado por un importe superior a los 400.000 euros -excluida la vivienda habitual- tienen que rendir cuentas con la Atriga. Y superada esa cantidad, el contribuyente solo tiene que hacer frente al importe que quede por encima de los 400.000 euros.Antes de las bonificaciones fiscales, el techo en Galicia estaba en los 125.000 euros, con la particularidad de que si se sobrepasaba esa cuantía tan solo estaban exentos los primeros 18.000 euros. A modo de ejemplo, la factura fiscal de un gallego que antes de la reforma heredaba dos pisos y 30.000 euros en el banco ascendía a 27.000 euros, frente a los apenas 1.200 euros que tendría que abonar ese mismo contribuyente en Madrid. Desde hace dos años, ese mismo legado en Galicia está exento de tributación alguna.

Balance

Solo el año pasado se firmaron en Galicia un total de 16.436 herencias en vida, un 7,5% más que en 2016 (15.295) y un 124% más que las contabilizadas el año antes de la reforma fiscal (7.345), según el balance del Colegio Notarial de Galicia. Las provincias de A Coruña y Pontevedra concentran el grueso de los pactos sucesorios suscritos en 2017, con un total de 6.540 y 5.943, respectivamente. Las cifras en las otras dos provincias se quedan muy por debajo: 2.222 en Lugo y 1.731 en Ourense. En los últimos cinco años, las herencias adelantadas en Galicia superan las 52.000, de las que más del 60% se concentran en los dos primeros ejercicios con exenciones fiscales -cerca de 32.000 pactos sucesorios-.


Facenda también estrechará este año el cerco sobre las renuncias a herencias. Por primera vez pondrá el foco en los herederos que dicen no a un legado, en su mayoría por las deudas del fallecido pero también por la gravosa carga impositiva sobre las herencias de familiares lejanos, como tíos o primos, así como no parientes.

Renuncias

El año pasado, fueron un total de 2.537 los gallegos que rechazaron los bienes legados, un 10% más que antes de la reforma fiscal de la Xunta y cinco veces más que los rechazos contabilizados antes del estallido de la crisis, según datos del Consejo Notarial de Galicia.


"Las renuncias de herencias son consecuencia principalmente de los pasivos que tendrían que asumir los herederos o del poco interés en los bienes que se heredan, no de la tributación", detallan desde Facenda. En todo caso, la Atriga controlará por primera vez las renuncias para verificar que se hacen conforme a derecho, ya que, de no ser así "puede darse el caso de que la persona que renuncia tenga que tributar", según explican desde el departamento que dirige Valeriano Martínez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


Enlaces recomendados: Premios Cine