13 de junio de 2018
13.06.2018

Feijóo libra la batalla de los cuatro frentes

Si lidera el PP nacional deberá construir una dirección que visibilice el cambio, resolver su relevo en la Xunta y en el PP gallego y preparar al partido para las municipales

13.06.2018 | 14:32
Intervención de Núñez Feijóo ante un mosaico que representa ´La Anunciación´.

Alberto Núñez Feijóo está viviendo uno de los momentos más decisivos de su carrera política. El abrupto adiós de Mariano Rajoy ha precipitado los acontecimientos y al calendario que podría manejar el presidente de la Xunta de repente le sobran muchas hojas. La política tiene eso: en 24 horas todo el castillo que uno se había construido se viene abajo y es obligado adelantar plazos, decisiones y cálculos. Incluso improvisar, con los riesgos que eso entraña. Feijóo aclarará en días, posiblemente este fin de semana, su futuro. Si finalmente, como todo indica, apuesta por librar la madre de todas las batallas -pugnar por las riendas del PP nacional- y la gana, como muchas voces dan por hecho, ésta solo sería el inicio de un desafío con, al menos, cuatro frentes.

Renovación de la dirección. El primer desafío será configurar una ejecutiva del PP nacional que visibilice la idea del cambio. Y lo tendrá que hacer sin que parezca que renuncia, mucho menos censura, el pasado de un partido que todavía se siente ganador y despojado del poder por una jugarreta. La vieja guardia cuenta y mucho en el PP, pero militantes, simpatizantes, votantes y ciudadanos, en general, deberán percibir con nitidez que el PP abre otra etapa. Fin de los escándalos.

El objetivo es recuperar el terreno que le ha arrebatado Ciudadanos, capitaneando un partido centrista, renovado y europeísta, al tiempo que el mayor garante de la unidad territorial. Tras el éxito mediático del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, es más que probable que las mujeres tengan una cuota de poder muy significativa. Es cierto que el número dos del PP ya es una mujer, Dolores de Cospedal, pero también que hoy se exige algo más. Y Feijóo siempre ha tenido buen olfato para adaptarse a los nuevos tiempos.

Otro presidente gallego. Aunque sobre este punto hay discrepancias en el seno del propio PP gallego, la realidad se acabará imponiendo y difícilmente Núñez Feijóo podría hacer compatibles sus obligaciones y responsabilidades como presidente del PP nacional y la gestión diaria al frente de una comunidad. Es inimaginable un titular de la Xunta a tiempo parcial: los lunes, martes y miércoles en Génova y de jueves a domingo en San Caetano. Así que en su cabeza debe estar rondando el nombre de la persona que le sucederá. Y como el relevo tiene que salir del Parlamento autonómico, en realidad las opciones son escasas. Si el PP tiene hoy 41 diputados, descontemos aquellos que no tienen ninguna opción. Sumemos a este grupo los que no cuentan con ningún apoyo (ni del presidente ni de ningún territorio). Y a éste añadamos los que en principio ya tienen otro destino político. Al final los candidatables se podrían contar con una mano. Todos ellos -Alfonso Rueda, Pedro Puy, Diego Calvo, Francisco Conde, el tapado ourensano...- de momento se pelean por elogiar a su jefe y competir en frases tópicas y banales. Lo lógico, además, es que de esta crisis de gobierno salgan también aquellos conselleiros que concurrirán en las elecciones locales de 2019. Beatriz Mato, que pelearía por A Coruña, y Rey Varela, por Ferrol, deberían estar viviendo ahora sus últimos meses en el cargo. La duda es si los relevos se limitarían a los dos previstos o se aprovecharía para acometer otros. ¿Más vicepresidentes? Veremos.

El candidato de 2020. Otra cuestión a dilucidar es si el elegido para sustituirle al frente de la Xunta será también el candidato del PP gallego en las autonómicas de 2020, o si esa persona jugaría el papel de presidente por accidente, una suerte de interinidad. Y eso puede ocurrir. Quizá porque la persona que tiene en la cabeza Feijóo para esa encomienda no es hoy diputado. O quizá porque a quien deberá dar ahora la Presidencia no es ya de su máxima confianza pero no ve una alternativa factible sin crear un incendio en el PP gallego.

Feijóo estaría en una encrujiada: optar por un presidente de la Xunta que sea presidente del PP gallego y por tanto candidato; o elegir a un presidente de transición a la espera de un líder real que dirija el partido y encabece el cartel electoral.

La primera contienda. La recomposición de la dirección nacional, la designación del presidente de la Xunta y los cambios en su gobierno deberán producirse en unos meses. Porque sin tiempo para arrellanarse en su sillón de la calle Génova, Núñez Feijóo tiene en la próxima primavera una doble contienda electoral: municipales y autonómicas en buena parte de España. Y ahí ya recibirá su primera nota de evaluación. El examen es de primera. Pues no tendrá el mismo impacto volver a perder por goleada la Alcaldía de Vigo que caer con estrépito en Madrid, Sevilla, Valencia o Zaragoza. Feijóo, que en cuanto puede saca pecho de sus tres mayorías absolutas, sabe que una cosa es que los alcaldes sean de las Mareas y otra bien distinta que los presidentes de Valencia, Aragón, La Rioja o Castilla y León sean, por ejemplo, del PSOE de un Pedro Sánchez redivivo. Sin embargo, si logra salir victorioso, el camino hacia La Moncloa, su gran sueño, quedará expedito.

Pero para que se diese todo esto, Feijóo deberá responder antes a una pregunta sencilla (o no tanto). ¿Dará la batalla?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia