La Consellería do Medio Rural dio ayer por extinguido el incendio forestal que afecta desde el domingo al municipio lucense de Quiroga, a las puertas de O Courel, y que ha quemado 100 hectáreas. Los primeros indicios apuntan a un rayo como desencadenante de las llamas, que comenzó en una en una zona montañosa de difícil acceso de la parroquia de Outeiro, en los límites de Quiroga con la sierra de O Courel, por lo que se trata de una zona de gran valor paisajístico y medioambiental.

En las labores de extinción participaron cinco aviones, 11 helicópteros, 43 brigadas, 15 motobombas, nueve agentes, un técnico y dos palas. A última hora del lunes también quedó controlado otro incendio forestal declarado en la localidad ourensana de Chandrexa de Queixa tras quemar casi 24 hectáreas.

Por otra parte, la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, recibió ayer al alcalde de Xunqueira de Espadañedo, Carlos Gómez, que pidió un tractor con dos desbrozadoras para limpiar de maleza las pistas municipales, masas comunes y fajas secundarias. Medio Rural, según avanzó Vázquez, se propone llegar este año a los 70 concellos a los que se les facilitó esta maquinaria, bien a través de aportaciones económicas para su compra o autorizando su uso.