14 de septiembre de 2018
14.09.2018

Un ingeniero citado por Adif ratifica que la desconexión del 'ERTMS' "no afectaba a la seguridad" de la curva

El abogado del maquinista asegura que el perito "trabajó para Adif" y para el tramo del accidente, lo que "inhabilita" su pericial

14.09.2018 | 18:27

El ingeniero de Airtren -compañía especializada en instalaciones ferroviarias-- citado a declarar por Adif por el caso del accidente del Alvia registrado en julio de 2013, Antonio Puyol, ha ratificado este viernes ante el juez que lleva la causa, Andrés Lago, que la desconexión del sistema 'ERTMS' en la curva de A Grandeira "no afectaba a la seguridad" del tramo.

Así lo ha explicado, en declaraciones a los medios, Manuel Prieto, el abogado del maquinista del convoy accidentado que dejó 80 muertos y más de 140 heridos --Francisco José Garzón Amo (investigado en la causa)--. En este contexto, el letrado ha asegurado que el director técnico de Airtren "ha mentido" en sus declaraciones.

En el informe de peritaje remitido al juez a principios de año, Antonio Puyol señalaba que, "aún en el supuesto de haberse realizado una evaluación integral de riesgos involucrando a todos los subsistemas estructurales" de la línea de alta velocidad Ourense-Santiago, algo que "no era preceptivo en el momento de la puesta en servicio", "los resultados no hubieran sido diferentes".

Además, el documento refuerza la idea de que el riesgo correspondía al maquinista, y para ello constataba que Francisco José Garzón "había circulado 60 veces" con el Alvia modelo 151 destino Ferrol por la curva de A Grandeira sin que se produjesen altercados y que, entre 2011 y 2012, circularon, "sin incluir los viajes de prueba, un total de 3.959 trenes sin que se produjese ninguna incidencia en los mismos".

Para el abogado del maquinista, este peritaje está hecho "para que salgan los números que él (Antonio Puyol) ve conveniente", ya que sus cálculos, según ha afirmado Manuel Prieto, "coge solo un accidente de descarrilamiento entre los años 2003 a 2012", mientras que la Agencia Ferroviaria Europea (ERA, por sus siglas en inglés) "dice que solo entre 2008 y 2013 en España hubo 20 descarrilamientos por exceso de velocidad".

Trabajó en la línea

Por su parte, el abogado de la Plataforma de Víctimas del Alvia 04155, Manuel Alonso Ferrezuelo, ha explicado que el ingeniero de Airtren "ha ocultado al tribunal que ha trabajado" en la línea en la que ocurrió el accidente. "Ha sido a preguntas de los letrados cuando ha podido sacar esas circunstancias, pero lo ha ocultado al juez", ha confirmado.

Y es que, tal y como ha apuntado el letrado del maquinista, Airtren se trata de una empresa "familiar", propiedad de Antonio Puyol, que trabajó "no solo para Adif", sino también "para la línea" del siniestro "antes de la puesta del servicio en temas de seguridad". Además, en abril, el propio administrador de infraestructuras ferroviarias "le dio en abril un contrato por 400.000 euros".

"Este señor ha sido contratado con dinero público a sabiendas, por parte de Adif y del Estado, que había trabajado en esta línea", ha esgrimido Manuel Prieto. Todo ello, según sus palabras, "lo inhabilita absolutamente" para hacer la pericial.

Un sentimiento "agridulce"

Preguntado sobre sensaciones a raíz de las declaraciones de este viernes, el abogado del maquinista ha dicho quedarse con un sentimiento "agridulce": "Me fastidia que alguien pueda venir al juzgado a decir estas bestialidades y burradas y quedar impune y tranquilo". "(El informe) no tiene objetividad, ni seriedad ni rigor, evidentemente es un pericial de Adif para ellos mismos", ya que, ha proseguido, "compara líneas que no tienen comparación" y "usa números que son falsos". "Si tengo que catalogar el informe, lo catalogaría de auténtica vergüenza", ha sentenciado Manuel Prieto.

Asimismo, el abogado de la plataforma de víctimas ha insistido en que, si la causa quiere "objetividad", tiene que declarar el jefe de la ERA, Christopher Carr, para "ratificar" el documento de este organismo (recibido por el juez un año después de pedirlo), que señalaba que tanto la curva de A Grandeira como los cambios que implicaron la modificación del proyecto y la desconexión del 'ERTMS' embarcado precisaban de sendos análisis de riesgo.

Esta evaluación "se omitió" en la curva, lo que "ha conllevado no dotar de los sistemas y señales adecuadas al tramo donde ocurrió el accidente" el 24 de julio de 2013, según declaró en sede judicial este mismo jueves el maquinista y formador de profesionales Ángel Luis Sanz Cubero.

Declaración de Esther Mateo

Además de Antonio Puyol, este viernes también ha comparecido en los juzgados de Santiago la actual directora técnica de Adif (desde julio de 2016), Esther Mateo, quien, en otro documento propuesto como peritaje, aseguraba que el proceso de evaluación por parte de Ineco en la curva de A Grandeira "fue el método para red convencional" y tuvo como resultado "la entrega de la documentación que avala la seguridad de la obra y un informe de seguridad sobre el proceso de evaluación".

Así, el abogado del maquinista espera que esta comparecencia "sea otra auténtica vergüenza". "Una señora que acaban de ascender a directora general de Adif, ¿cómo puede ser perito para Adif? Su informe dice nada más de que todo se cumplió bien" sin "aportar datos", concluye Manuel Prieto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia