11 de octubre de 2018
11.10.2018

Una experta niega responsabilidad del maquinista en el accidente de Angrois

Otro investigador sostiene que con el sistema Ertms no hubiera pasado nada

11.10.2018 | 01:38

La directora de Investigación y Proyectos del Instituto de Investigación de Seguridad y Factores Humanos, Pilar Calvo, afirmó ayer que el maquinista no tuvo "ninguna responsabilidad en el accidente" ocurrido en 2013 en el barrio compostelano de Angrois. El maquinista , expuso Calvo ayer en la comisión de investigación en el Congreso, "obró como cualquier otro maquinista" habría actuado "en esas circunstancias" y así se lo corroboraron otros conductores. "Muchos maquinistas se pusieron en contacto conmigo y me dijeron: 'A mí me habría ocurrido lo mismo'", afirmó.

Calvo también fue crítica con el informe de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) por no investigar las "causas subyacentes" y concluir que el accidente se debió a un error humano del maquinista por exceso de velocidad y distracción por recibir una llamada. Por ello, sentenció: "Es necesario rehacer la comisión de investigación o por lo menos rehacer el informe".

"Quiero decir de forma rotunda que si el Ertms hubiera estado en servicio, este accidente nunca hubiera ocurrido", afirmó ayer el doctor en Ciencias Físicas y uno de los mayores expertos en Ertms Jaime Tamarit, que también compareció en la comisión de investigación sobre el siniestro de Angrois en el Congreso. Tamarit explicó que, en el momento de la transición del sistema de frenado automático en caso de exceso de velocidad al sistema Asfa digital, habría saltado un aviso de reconocimiento que requeriría la asunción explícita por parte del maquinista de que el tren entraba en un nivel inferior de seguridad para el que es necesaria su supervisión. Según expuso, en caso de ser desoído este aviso, el tren se habría detenido.

El tercero en comparecer fue el experto ferroviario y exdirigente político Pere Macias, quien apuntó que las líneas de alta velocidad suelen incluir tramos con circulación lenta y siempre siguen siendo consideradas como tales. "Tener una línea de alta velocidad con algún tramo de entrada a una ciudad en el que haya que ir a 80 kilómetros por hora es absolutamente normal y así ocurre en otros países", indicó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores