15 de noviembre de 2018
15.11.2018

La contaminación por la ola de incendios se extendió 120 km y llegó hasta A Coruña

Los fuegos del otoño pasado generaron un tipo de partículas consideradas de las más dañinas para la salud y se propagaron sin apenas reducir su toxicidad

15.11.2018 | 01:55
Incendio en el municipio de Nigrán en octubre del año pasado.

La exposición de la población a los contaminantes generados por los incendios forestales acarrea riesgos para la salud y puede incrementar la mortalidad en colectivos vulnerables, como las personas mayores. Pero además esta polución no afecta solo al perímetro más cercano al fuego. Si se dan las condiciones meteorológicas propicias, las partículas tóxicas pueden viajar hasta 120 kilómetros. Y esto fue lo que sucedió en la ola de incendios que asoló el sur de Galicia en octubre del año pasado. Las llamas provocaron la emisión de sustancias especialmente dañinas para la salud, que rebasaron los límites establecidos por la OMS. Y esta contaminación llegó hasta A Coruña y Santiago en valores "prácticamente similares a los detectados" en la provincia de Pontevedra.

Así lo concluye un estudio realizado por el catedrático emérito de la Universidade de Santiago, Francisco Díaz-Fierros, y el profesor de Edafología en Química Agrícola, Javier Cancedo, y publicado por la Real Academia Nacional de Farmacia.

La combustión que hay en los incendios forestales provoca la emisión a la atmósfera de distintos tipos de partículas tóxicas. El grado de contaminación depende del tipo de masa vegetal afectada, la intensidad, la duración del fuego o las condiciones meteorológicas. Y en la ola de incendios de octubre del pasado año se detectaron en el aire dos tipos de partículas: PM10 y PM2.5. "Son las que provocan mayores riesgos para la salud por su carácter irritativo y agresivo al ser de las de más profunda penetración en el sistema respiratorio", explican en su estudio los profesores Díaz-Fierros y Cancedo.

En octubre de 2017 los fuegos se cebaron especialmente con el entorno de Vigo y As Neves y ahí fue donde primero se detectó la contaminación, con una duración superior a las 24 horas. Pero esta polución llegó hasta A Coruña y Santiago. "Ello indica la existencia de un proceso de transporte de la contaminación como consecuencia de los vientos del sur dominantes que apenas sufriría atenuación en la concentración de partículas durante el recorrido de la pluma generada por los incendios", explican los expertos. Pero esta polución no solo puede extenderse hasta 120 kilómetros, sino que puede alargarse en el tiempo. Los autores del estudio advierten de que si se produce una situación de inversión térmica (cuando la temperatura del aire, en vez de descender mientras subimos en altura, como es normal, va ascendiendo), entonces pueden producirse procesos de estancamiento en la atmósfera donde pueden quedar atrapados "durante mucho tiempo" estos contaminantes de los incendios forestales en forma de nieblas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia