16 de noviembre de 2018
16.11.2018
La Opinión de A Coruña

Galicia recupera uvas autóctonas

La Estación de Viticultura de Galicia apuesta por la recuperación de tres variedades de calidad con microcultivos en una parcela del concello ourensano de Leiro

16.11.2018 | 02:22
Banco de Germoplasma de Vid en una finca de la Evega en el concello ourensano de Leiro.

La Estación de Viticultura y Enología de Galicia (Evega), a través de sus dos centros, uno en el concello ourensano de Leiro y otro en el pontevedrés de Ribadumia, tiene entre sus objetivos la recuperación y estudio de variedades de cultivo tradicional en la comunidad gallega. Desde su creación en los años 80 "se ha preocupado por preservar las variedades que se cultivan o han cultivado en los viñedos gallegos", muchas de ellas en peligro de extinción. En estos momentos apuesta por recuperar tres variedades: la Albilla do Avia, Zamarrica (conocida también según la zona de producción como Caíño da Terra y Tinta Femia) y Albariño Tinto (denominada también Tinta Oubiña).

Emilia Díaz Losada, técnica de viticultura en la Estación de Viticultura e Enoloxía de Galicia, explica que estas tres variedades "no están presentes en ninguna otra zona de España". La variedad Albilla do Avia "se cultiva en O Ribeiro". Zamarrica tiene una mayor distribución, "se cultiva en Monterrei y en O Ribeiro (donde se le conoce como Caíño da Terra o Tinta Femia, con esta denominación, sobre todo, en O Morrazo)". El Albariño Tinto se cultiva en O Salnés, donde "se conoce con esta denominación, si bien está demostrado que no se trata de la variante tinta del Albariño; para evitar una posible confusión se le ha denominado provisionalmente Tinta Oubiña, por el lugar donde ha sido localizada, aunque dicha denominación deberá ser aprobada en el marco de la legislación que afecta a su registro".

La variedad Blanca Albilla do Avia, por compararla con otras variedades más conocidas, "es de brotación y envero más tardío que el Albariño. De producción media, similar a la de Treixadura y mayor que la de Albariño. Produce vinos de graduación y acidez media. Se considera de alto interés para la elaboración de vinos monovarietales o plurivarietales", indica Emilia Díaz Losada.

La variedad tinta Zamarrica se caracteriza por "un cultivo de brotación y envero más temprano que la Mencía. De producción media-baja; más baja que la Mencía. Produce vinos de graduación media-alta y acidez media. Se considera de alto interés por o su potencial alcohólico para la elaboración de vinos plurivarietales, sobre todo con variedades que aporten mayor contenido fenólico, de color", explica.

La variedad tradicionalmente conocida como Albariño Tinto "tiene brotación similar a la Mencía, mostrando un mayor retraso en la floración, en torno a una semana, y hasta dos semanas en alcanzar el envero, con producciones medias-bajas, da vinos especialmente afrutados que destacan por un alto potencial alcohólico, manteniendo al mismo tiempo niveles altos de acidez".

Díaz Losada reconoce que la Estación de Viticultura y Enología de Galicia tiene "mucho trabajo pendiente por hacer con todo el material conservado". Está convencida de que "en él tiene que estar la respuesta al sector ante un posible cambio climático, ante nuevas perspectivas de cultivo o simplemente a la propia evolución del mercado, para elaborar esos vinos diferentes que tenga la marca gallega basada en su patrimonio varietal".

La Estación de Viticultura y Enología de Galicia realizó prospecciones por todo el territorio gallego, por lo que mantiene conservadas en una finca de aproximadamente una hectárea, propiedad de la Xunta, 67 variedades diferentes. Esta colección de variedades de vid de Evega "constituye un reservorio genético de vid o Banco de Germoplasma de Vid". Alberga un total de 274 entradas de ecotipos de vid. El 80% de estas variedades se puede considerar de cultivo tradicional de Galicia, y en su mayoría prefiloxéricas. El registro escrito de todo el material existente en la colección se ha publicado en el año 2011 en el libro La colección de Variedades de Vid de la Estación de Viticultura y Enología de Galicia.

Este banco no solo ha constituido para Galicia un centro de conservación "si no que es un verdadero campo de estudio del comportamiento tanto agronómico como enológico de las variedades conservadas", explica Emilia Díaz Losada. Entre las variedades conservadas se encuentran las 30 que definen el potencial vitivinícola de Galicia, y que están amparadas en las diferentes denominaciones de origen e indicaciones geográficas gallegas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook