21 de noviembre de 2018
21.11.2018
La Opinión de A Coruña
ÚLTIMA HORA
Registro de viajeros de GaliciaMadrid, en la lista de comunidades cuyos viajeros deben anotarse

La huelga de funcionarios de prisiones termina con carga policial en Teixeiro

Una veintena de antidisturbios intervinieron ante el bloqueo a los servicios mínimos - En los cuatro días de paro no permitieron visitas de familiares ni salidas de presos

21.11.2018 | 01:42
La huelga de funcionarios de prisiones termina con carga policial en Teixeiro

La huelga de cuatro días de los funcionarios de prisiones de toda España en demanda de más personal y mayor seguridad se cerró con la amenaza de un paro indefinido si la Secretaría General de Instituciones Penitenciaria no da respuesta a sus reclamaciones en un plazo de 72 horas. A las puertas de la cárcel coruñesa de Teixeiro se vivieron escenas de tensión en la última jornada de huelga, con enfrentamientos entre la veintena de antidisturbios que se trasladaron a primera hora de la mañana a las inmediaciones del penal para impedir que los piquetes bloqueasen la entrada de los empleados públicos que iban a realizar el relevo del turno de noche. El enfrentamiento que ya se había producido el día anterior entre los agentes de la Guardia y los piquetes que de nuevo trataban de impedir el acceso de los servicios mínimos se repitió. Pero a medida que pasaban las horas y los trabajadores del turno de mañana no podían acceder al centro, la crispación derivó en una "carga suave", según calificaron trabajadores afectados.

"Hoy [por ayer] sacaron la porras; no como el lunes. Fue el momento más tenso de los cuatro días de huelga en Teixeiro", comentan desde la plataforma organizadora de los partos, que agrupa a los sindicatos CSIF, UGT, Comisiones Obreras y Acaip. Como consecuencia de este enfrentamiento, varios funcionarios sufrieron magulladuras e hinchazones, según relatan trabajadores que estuvieron en la protesta para evitar el acceso de los servicios. Como consecuencia del bloqueo a los empleados del turno de día que entran a primera hora de la mañana, el relevo no se produjo hasta pasadas las 14.30 horas. El día anterior, los piquetes impidieron el acceso a los servicios mínimos hasta pasado el mediodía. El seguimiento del paro, según los organizadores, superó de nuevo el 90% en el turno de día y llegó al 100% durante la noche.

Como consecuencia de los cuatro días de huelga en los penales de todo el país -desde el sábado hasta ayer-, los familiares no pudieron visitar a sus allegados presos, los proveedores no pudieron prestar sus servicios o dejar mercancía en los centros penitenciarios y los presos no pudieron salir a los diligencias judiciales que tenían fijadas. El bloqueo de los servicios mínimos en Teixeiro provocó que los mandos tuvieran que ir a los módulos.

Nada más poner fin a los cuatro días de huelga, la plataforma sindical puso a andar el cronómetro para que desde el Ministerio del Interior muevan ficha. Si antes del viernes a las 14.00 horas no reciben respuesta alguna de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias definirán una nuevo calendario de movilizaciones a partir de la próxima semana. "Las protestas se recrudecerán si no se abre el diálogo para negociar las demandas laborales y salariales", advierten desde el penal coruñés. Las medidas de presión pasarían por nuevos paros e incluso una huelga indefinida.

Para hoy ya está prevista ya una concentración de protesta en Valladolid desde las res de la tarde, coincidiendo con la celebración de la cumbre hispano-lusa, la a que acudirá el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y diez ministros, entre ellos el de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Los funcionarios de prisiones reclaman mayor seguridad en los penales, ya que se enfrentan a cada vez más agresiones, refuerzo de la plantilla y aumento salarial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook