01 de diciembre de 2018
01.12.2018
La Opinión de A Coruña

El Gobierno defiende a Navantia tras los fallos de seguridad denunciados por Noruega

La comisión de investigación noruega concluye que el hundimiento de la fragata construida en los astilleros de Ferrol se debió a un error en la estanqueidad del buque

01.12.2018 | 01:37
Botadura en noviembre de 2007 en Ferrol de la fragata siniestrada.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, defendió ayer el "prestigio que tiene Navantia en el mundo" y aseguró que la compañía ya ha dado "una respuesta correcta" tras las críticas de la Comisión de Investigación de Accidentes de Transporte noruega (SHT).

Esta comisión informó de que se detectó un fallo de seguridad "crítico" en la fragata siniestrada hace tres semanas en el oeste del país y construida en los astilleros de Ferrol. Fue botada en 2007.

"Navantia ha dado una respuesta correcta acerca de su propia autoevaluación y, por lo demás, a nosotros solo nos toca, como siempre hacemos, estar en las condiciones de entendimiento y de protección del prestigio que tiene Navantia en el mundo, porque nos lo creemos", dijo Calvo en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Calvo recalcó que de acuerdo a la respuesta de Navantia, "la construcción de esa fragata y otras cuatro más está en los términos absolutamente correctos", desde el punto de vista "del diseño" y "de la calidad de lo que han vendido".

El presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol, Javier Galán, instó a "los responsable de la Armada de Noruega y del Gobierno de este país a decir la verdad" sobre los motivos que motivaron el hundimiento de la fragata. En declaraciones a Europa Press, Galán trasladó que desde los representantes de los trabajadores tienen "conocimientos de cómo fue fabricada esta fragata, al igual que el resto aquí materializadas, y este hundimiento no tiene nada que ver con el proceso de construcción".

Por su parte, la primera ministra noruega, Erna Solberg, señaló que no se plantea posibles reclamaciones a Navantia hasta el cierre de la investigación. Solberg afirmó que antes de pensar en plantear exigencias a la empresa es necesario que los expertos dictaminen dónde se produjo el fallo y que el Ministerio de Defensa analice las cláusulas y especificaciones del contrato firmado. La SHT reveló el jueves un fallo en la estanqueidad del buque. La SHT "asume" que el fallo también afecta a las otras cuatro fragatas entregadas por Navantia entre 2003 y 2010 a Noruega .

Fuentes de Navantia declararon ayer que el diseño de la fragata cumple con todas las certificaciones internacionales de buques de guerra y, en concreto, la reglamentación sobre longitud máxima de inundación que deben soportar, lo que permite al barco mantenerse a flote aunque se inunden varios de sus compartimentos.

El choque la madrugada del pasado día 8 en una terminal de carga cercana a Bergen entre la fragata y un petrolero obedeció a un conjunto de factores, según el informe, que cita, entre otros, la confusión entre las luces emitidas por el carguero y la terminal.

La fragata fue evacuada poco después por peligro de hundimiento de la nave, encallada junta a la costa y pendiente de ser rescatada.

La Comisión de Investigación de Accidentes destacó que la inundación ocurrió en tres compartimentos: el cuarto de generadores en popa, los camarotes de la tripulación en cubierta y los almacenes. La tripulación al advertir de que el agua caía desde el cuarto de generadores al de engranajes a través del hueco del eje de las hélices y que este se estaba llenando rápidamente, optaron por la evacuación. "Se descubrió que el agua se colaba por el eje en otra sala. No eran herméticas", declaró en rueda de prensa Kristian Haugnes, de la SHT.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook