24 de enero de 2019
24.01.2019
La Opinión de A Coruña

El Parlamento retoma la demanda de desarrollar el techo competencial gallego

El PP cambia de postura y tras diez años sin ningún traspaso a la Xunta se suma a una iniciativa del BNG para reclamar los mismos derechos que País Vasco y Cataluña

24.01.2019 | 00:48
Celebración de un pleno en el Parlamento gallego.

Galicia ha vuelto a la reivindicación de más competencias para desarrollar su autogobierno tras una década en la que apenas figuró en la agenda política y en la que no se transfirió ninguna. El Parlamento alcanzó ayer por unanimidad un acuerdo para reclamar el techo competencial de la comunidad autónoma, retomando viejas demandas como el traspaso de la autopista AP-9 o Tráfico, y abriendo la puerta a incorporar todas aquellas que se consideren "convenientes" bien porque son competencias que se han transferido a otras comunidades o porque se están negociando actualmente. El pacto fue posible porque el PP ha dado un giro a su posición desde que Feijóo está en la Xunta y se sumó a una iniciativa del BNG justo después de conocerse que el Gobierno central ha establecido el calendario para transferir al País Vasco, en medio de la negociación de los presupuestos generales del Estado, 33 nuevas competencias.

El cambio de orientación del PP gallego se produce además en un momento en el que en España se debate la "recentralización" de competencias" del que no es ajeno el PP nacional, cuyo líder, Pablo Casado, propuso devolver al Estado las referentes a la Educación.

La oposición saludó el giro de los populares por volver a apoyar el desarrollo competencial, pero censuró su "cinismo y "fariseísmo", dado que durante la década de gobierno de Feijóo en la Xunta y con Mariano Rajoy en Moncloa el saldo de transferencias a la comunidad gallega fue "cero". La diputada de En Marea Julia Torregrosa calificó de sorprendente el discurso del PP, al que recordó que desde 2008, hay "cero traspasos a Galicia". En parecidos términos se manifestó el diputado del BNG, Luis Bará: "El balance del PP es cero patatero".

El acuerdo alcanzado ayer en la Comisión institucional de la Cámara autonómica insta a la Xunta "a demandar al Gobierno central la convocatoria de la Comisión mixta de transferencias con el objeto de sacar adelante todas aquellas competencias ya reclamadas, así como aquellas nuevas que el Ejecutivo autonómico considere convenientes, contemplando todas aquellas que ya fueron transferidas o que se están negociando con otras comunidades autónomas", en alusión al País Vasco y Cataluña.

Como viejas reivindicaciones, además de Tráfico y la AP-9, figuran otras como la inspección de trabajo, sanidad penitenciaria, control de la cuenca hidrográfica del Miño-Sil, meteorología, ordenación pesquera y del litoral o un órgano para coordinar las infraestructuras portuarias y aeroportuarias.

La propuesta inicial partió del BNG y se sumó el PP con una enmienda, cuyo texto final se elaboró a medias. El hecho de que se acordara solo 24 horas después de conocerse la oferta del Gobierno de Pedro Sánchez al País Vasco es para el PP una "mera coincidencia", pues la iniciativa ya la había registrado el BNG hace una semana. Pero parece claro que algo sí ha influido. "Galicia no puede ser menos", declaró la diputada del PP Paula Prado ante la apertura del proceso para transferir más competencias a Euskadi para conseguir el apoyo del PNV a los presupuestos del Estado. "Galicia no puede permitir que tras ser perjudicada por los presupuestos del ultraje, por encima tengamos que sufrir una marginación mayor en materia de competencias. Galicia tiene los mismos derechos que el País Vasco o Cataluña, por lo que demandamos que se negocie en igualdad de condiciones y al mismo nivel", argumentó la diputada del PP.

Prado añadió que la demanda de más competencias quedó aparcada por su partido durante los años de crisis, pero que ahora que mejoró la situación económica, se retoma la agenda, que por otra parte ya estaba en su programa electoral.

Preguntada posteriormente sobre si esta reclamación chocará con la tendencia centralista de Casado, respondió que no lo cree, puesto que el desarrollo autonómico va en la línea del discurso de Feijóo en la última convención del partido y que en todo caso, la reivindicación de Galicia se mueve dentro de la Constitución y la lealtad al Estado. "Nosotros hacemos un uso responsable de la autonomía; esa es la diferencia", concluyó Paula Prado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook