03 de febrero de 2019
03.02.2019

La Xunta recrudece el cierre de basureros ilegales con 176 en un año, un 15% más que en 2017

En una década cerró 955 vertederos clandestinos en 123 ayuntamientos n De los 38 concellos en los que se intervino en 2018, 13 están en A Coruña con 67 puntos sellados

03.02.2019 | 01:06
La Xunta recrudece el cierre de basureros ilegales con 176 en un año, un 15% más que en 2017

Electrodomésticos estropeados, muebles viejos, bicicletas, colchones, somieres, restos de obras, neumáticos gastados? Son algunos de los materiales que se acumulan en cientos de basureros clandestinos ubicados en los montes gallegos y que a pesar de que el control de estos vertederos corresponde a los ayuntamientos, la Xunta ha promovido un plan para erradicar los espacios degradados por los vertidos. Solo el año pasado, la Consellería de Medio Ambiente eliminó un total de 176 puntos de vertidos incontrolados (PVI) en 38 ayuntamientos, lo que supone un aumento en la actividad inspectora y de sellado respecto a 2017 del 15%, ejercicio en el que fueron clausurados 153 vertederos en 22 municipios.

Las provincias de A Coruña y Ourense concentraron en 2018 el grueso de las intervenciones del departamento dirigido por Ángeles Vázquez, con 67 y 70 basureros ilegales eliminados, respectivamente. El balance registrado en Lugo y Pontevedra se queda muy por debajo de estas cifras, con 26 vertederos clausurados en el primer caso y 13 en el segundo.

La inversión destinada el año pasado al sellado de puntos de vertidos incontrolados fue de 1,18 millones de euros, un 31,4% más que la partida destinada el ejercicio anterior. La previsión que maneja el Ejecutivo autonómico para este ejercicio es superar la barrera del millar de PVI eliminados en el conjunto de Galicia. Para este cometido, la Consellería de Medio Ambiente prevé una inversión de 1,5 millones de euros, con el objetivo de recuperar los espacios naturales degradados, en especial aquellos que están en zonas protegidas dentro de la Rede Natura.


Haz click para ampliar el gráfico

Las competencias para controlar los vertederos fuera de los puntos limpios establecidos para el depósito de residuos son municipales, aunque el Plan de Xestión Residuos Urbanos de la Xunta establece un programa específico de actuaciones en este terreno que permitió eliminar en la última década (2009-2018) un total de 955 puntos de vertidos incontrolados con una inversión total que supera los 6,4 millones. Desde Medio Ambiente destacan que con el programa de clausura se atendió la práctica totalidad de las solicitudes que recibieron por parte de los ayuntamientos.

Aunque no hay un inventario de los puntos de vertidos incontrolados, la Policía Autonómica registró 1.199 denuncias de basureros clandestinos en 2017, último año del que hay datos disponibles. Este balance supone un ligero repunte de casi un 2% tras dos años de descensos. En el anteproyecto de la Lei de Patrimonio Natural se recoge como falta grave "el abandono o depósito de residuos fuera de los lugares destinados al efecto". Para quienes se salten la normativa, la sanción que deberá afrontar oscilará entre os 3.001 euros y los 200.000, frente al máximo de 60.000 euros que recoge la actual Lei de Conservación da Natureza del año 2001.

Durante el año pasado, en la provincia de A Coruña fueron clausurados 67 basureros clandestinos detectados en 13 concellos: A Baña, Boiro, Melide, Lousame, Boimorto, Curtis, Carral, Oza-Cesuras, Rianxo, Ribeira, Dodro, Outes y Culleredo. En Ourense, las intervenciones de la Xunta afectaron a 70 puntos de vertidos localizados en 14 ayuntamientos: Pereiro de Aguiar, Maceda, A Porqueira, Sarreaus, Xinzo, Os Blanco, Muíños, A Pobra de Trives, Rairiz de Veiga, Sandiás, Parada de Sil, Viana do Bolo, Carballeda de Avia y O Barco.

En Lugo fueron 26 los basureros sellados en nueve municipios: Foz, Castro de Rei, O Corgo, Saviñao, Sober, Barreiro, Trabada, Monforte y Chantada. Y finalmente, en Pontevedra las actuaciones afectaron a los concellos de Redondela y Valga, donde fueron sellados un total de 13 PVI. Con este tipo de actuaciones, la Xunta se propone lograr "una correcta gestión de los residuos mediante su reciclaje y tratamiento". Para ello se instalarán puntos limpios, instalaciones que cuentan con un equipo adecuado para la separación selectiva y almacenamiento temporal de los residuos de origen doméstico de especiales características. Para ello, Medio Ambiente convocará este año la primera orden de ayudas apara entidades locales dirigida específicamente para la implantación de puntos limpios móviles. ¿El objetivo? "Mejorar y ampliar los servicios prestados por la actual red de puntos limpios fijos y favorecer la adecuada recogida, clasificación y preparación para su reutilización", según destacan desde el departamento que dirige Ángeles Vázquez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones Generales 2019

Domingo 10 de Noviembre de 2019, España

Congreso de los Diputados