16 de mayo de 2019
16.05.2019

Crecen los seguros de hogar para casas del rural que son segunda vivienda

Las compañías aseguradoras alertan de la competencia de los bancos en las pólizas

15.05.2019 | 21:07
Una casa en las Fragas do Eume.

El quinto Informe Axa de Robos en el Hogar revela que las cuatro provincias gallegas están entre las zonas con mayores niveles de protección de las viviendas ante cualquier robo, mientras que Toledo, Alicante y Tarragona son las que más incidentes registran.

La contratación de pólizas del hogar no ha experimentado un incremento notable en los últimos años en la comunidad, pero lo que sí detectan las aseguradoras "es un alza en la contratación de seguros para casas del rural que suelen funcionar como segunda vivienda o de fin de semana".

Hace unos atrás, lo habitual era contratar un seguro solo para el hogar habitual, pero la recuperación económica y la concienciación ante los robos que suelen padecer casas de aldeas ayuda a formalizar estos sistemas de protección. No hay, sin embargo, un aumento notable en la instalación de alarmas, pese al 'bombardeo' continuo de anuncios en radio y televisión. Pero también es cierto que "aún quedan muchas viviendas en el rural sin asegurar, por la simple razón de que muchas son de piedra y nunca van a arder", explica fuentes del sector.

Las aseguradoras insisten en la competencia cada vez más feroz que ejercen los bancos sobre su actividad. En el momento en que el cliente obtiene la hipoteca, el banco ofrece un seguro, "pero lo que le interesa a la entidad bancaria es la estructura, el continente de la vivienda" y no los muebles, libros, joyas o ropa que tiene el propietario o inquilino.

Las aseguradoras explican que "no es obligatorio tener un seguro con el banco, pero éste puede atacar con que sube la cuota de la hipoteca si el cliente no firma la póliza con él", y de ahí que en muchos casos el cliente asuma un seguro que no cubre todas las prestaciones, o que en ocasiones sea más alta de lo que ofrecen las aseguradoras. Hasta el triple, en algunas ocasiones. "En cuanto el banco te concede un préstamo, te obliga a contratar un seguro de vida, que a veces llega a los 800 euros cuando nosotros lo ofrecemos por 200 ó 300. El préstamo, al igual que la hipoteca, no obliga a contratar el seguro con el banco", recalcan fuentes del sector. En caso de que el cliente desee no renovar sus pólizas con el banco, debe comunicarlo como muy tarde antes de los 30 días de su caducidad y mediante carta.

E igual que sube la contratación de pólizas de hogar en casas del rural, también aumentan los seguros de vida. Y si en el seguro de hogar no se puede hablar de un perfil tipo de cliente, sí es posible hacerlo en las pólizas de vida. "Lo habitual es que el asegurado tenga de 40 años en adelante, cuando formalizas una hipoteca y tienes familia, o para cuestiones como asegurar el futuro de los hijos en caso de que ocurra algo. Es muy raro que la gente más joven contrate este seguro", señalan las mismas fuentes.

Ante la competencia que ejercen los bancos, a las compañías no les queda otra solución que reducir tarifas u ofrecer descuentos si se contratan distintos tipos de seguro. Pero esta práctica no impide que una póliza, con el paso del tiempo, aumente su cuantía. ¿Por qué? Porque tienen que aplicar, como cualquier producto o servicio, la subida del Índice de Precios al Consumo (IPC). De ahí que sea frecuente la migración de clientes de unas aseguradoras a otras "en casi el 90% de los casos", calculan las aseguradoras, en búsqueda de la mejor póliza en cuanto a precios y prestaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia