29 de junio de 2019
29.06.2019

Más de 200 radares vigilarán este verano la velocidad en las carreteras gallegas

Durante julio y agosto se prevén nueve millones de desplazamientos || Los agentes reforzarán los controles de velocidad, alcohol y drogas y a colectivos vulnerables

28.06.2019 | 21:28
Aviso de un control de velocidad.

Las carreteras gallegas acogerán hasta el lunes casi 590.000 desplazamientos en la primera operación salida de verano que arrancó ayer por la tarde, un 34% más que el año pasado. A lo largo de julio la Dirección General de Tráfico (DGT) calcula 4,3 millones de viajes en la comunidad y otros 5,17 millones en agosto, que suman nueve millones de movimientos, el 10% de los de largo recorrido que se estiman los dos meses en todo el territorio nacional. Aunque el próximo mes el tráfico respecto a 2018 se reduciría en 60.200 vehículos, en agosto transitarían por la red viaria de la comunidad 144.760 más.

El exceso de velocidad está detrás de uno de cada tres siniestros con fallecidos en Galicia. Para tratar de frenar esta lacra, las patrullas de la Agrupación de la Guardia Civil vigilarán con 127 radares móviles „entre ellos los nuevos Velolaser„ los vehículos que se desplacen a las zonas turísticas. A ellos se suman 80 cinemómetros fijos o de tramo, seis más que los contabilizados al inicio del año. En total, más de 200 ojos de la DGT vigilarán la red viaria gallega. De las cuatro provincias, A Coruña concentra el mayor de puntos con radares, con 58 cinemómetros, cuatro más que en Lugo. En Pontevedra, están operativos 47 controles de velocidad y en Ourense 45.

A nivel nacional se instalaron este año 78 nuevos radares en la red viaria española y 20 de ellos estarán funcionando desde el lunes. Tráfico activará los 58 restantes a medida que se tengan las certificaciones del control metrológico. El hecho de que la DGT publicase ayer en su web ( www.dgt.es) el listado actualizado de los tramos controlados por radares no quiere decir que las patrullas lo anuncien, como hace Tráfico con los cinemómetros fijos. Los dispositivos pueden cambiar en cuestión de horas de un tramo a otro, sobre todo los Velolaser, que son más pequeños y por tanto más sencillos para desmontar y trasladar a otro lugar.

Los conductores también estarán vigilados desde el aire por el helicóptero Pegasus o algunos de los 11 drones que sobrevolarán las carreteras españolas. Además de los medios técnicos se reforzarán los equipos con 300 agentes más que el verano pasado vigilando las vías del territorio nacional, con especial incidencia en las carreteras convencionales, donde se comprobará si se está cumpliendo el límite de los 90 km/h, que entró en vigor a principios de año.

El delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, anunció ayer que, junto con la velocidad, las patrullas de la Agrupación de la Guardia Civil de Tráfico intensificarán en la comunidad gallega las pruebas de alcohol y drogas al volante con campañas especiales de vigilancia. También avanzó que en los fines de semana del verano habrá controles específicos a colectivos vulnerables como ciclistas y motoristas.

Losada recordó que en el primer semestre de este año 44 personas perdieron la vida en la red viaria gallega, un 18% más que en el mismo periodo del año pasado. Por ello, apela a la "cautela" y pide a los conductores que mantengan una velocidad adecuada que se ajuste a las características de cada vía o que se compruebe el estado del vehículo antes de viajar. También insta a que no se utilicen dispositivos móviles para leer o enviar whatsapps, hablar por teléfono o manipular el navegador durante la conducción y así evitar distracciones. De hecho, el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, insistió esta semana en que la DGT tiene preparado un anteproyecto de reforma de ley de Seguridad Vial que duplica los puntos restados del carné del infractor, al pasar de tres a seis.

Por otra parte, la ley para pedir la transferencia de las competencias de tráfico para Galicia superó ayer el penúltimo escollo parlamentario con la aprobación, por unanimidad, de la propuesta en comisión. En dos semanas se ratificará en el pleno de la Cámara. Pero luego habrá que defenderla y votarla en el Congreso y ahí se presume más complicado, por no decir que acabará en fracaso, como ya sucedió en 2008 con esta misma demanda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook