01 de septiembre de 2019
01.09.2019
La Opinión de A Coruña

Récord de mujeres en la Escuela Naval de Marín

Desde que en 1990 ingresó la primera aspirante, unas 130 estudiantes han cursado la carrera de Oficial de la Armada

31.08.2019 | 22:04
El alumnado posa con sus oficiales y la alcaldesa de Marín.

La Escuela Naval Militar recibe este curso al mayor número de mujeres aspirantes a oficial de la Armada. Son un total de 11, que es la cifra más alta alcanzada en las matriculaciones del centro castrense de Marín, según indica su portavoz, Víctor Villar. Entre los 111 alumnos que cursarán este año las diferentes titulaciones de la Escuela Naval hay 11 mujeres que podrán graduarse dentro de cinco años como oficiales de la Armada.

El capitán Víctor Villar explica que desde el año 1990, cuando ingresó en la Escuela la primera alumna, las mujeres se fueron incorporando de forma progresiva a esta carrera militar, en una media de tres o cuatro aspirantes cada curso. En los últimos años la matrícula de mujeres ya alcanzó la decena, pero en este 2019 son 11, por lo que el portavoz del centro castrense asegura que es el año en el que más mujeres aspiran a capitanear un buque de la Armada. En los 76 años de este centro de formación de oficiales, han pasado por sus aulas unas 130 alumnas, según estima el capitán Villar.

Desde su llegada al centro el pasado 20 de agosto, los primeros días en la Escuela Naval están sirviendo de adaptación del alumnado a las instalaciones, hasta que en la primera semana de septiembre comience el curso 2019-2020.

Los aspirantes que acaban de ingresar pertenecen a las escalas de Oficiales de los cuerpos General, Infantería de Marina, Intendencia, Ingenieros y Militares de Complemento.

La Escuela Naval Militar de Marín vivió una auténtica revolución el 1 de septiembre de 1990, cuando ingresaba en la academia de la Armada la primera mujer aspirante a oficial, Esther Yáñez González. Tras su formación acabaría siendo también la primera mujer en gobernar un buque de la Armada en España.

Su primer patrullero fue Laya y su cara así como su historia se conoció en medios de comunicación de toda España. No era de familia gallega pero su carrera profesional quedó vinculada a Marín donde se formó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook