La Guardia Civil, coordinada por Europol, ha intervenido 38,5 toneladas de almejas japónicas en el marco de la operación Txuspas, en la que han sido detenidas e investigadas 43 personas, 39 españoles y cuatro portuguesas. Los cálculos realizados por los investigadores cifran en más de 9 millones de euros los beneficios anuales de esta red delictiva, con una estimación superior a las 1.000 toneladas de almeja japónica de procedencia ilícita que eran recepcionadas por las 11 empresas españolas investigadas.

Durante la operación también se han intervenido 80.000 euros en metálico y se ha localizado una guardería (almacén clandestino) donde almacenaban la almeja japónica procedente de Portugal. Los agentes han realizado seis registros y siete inspecciones, siendo un total de 11 las empresas involucradas en la investigación.

Según ha informado la Guardia Civil, tras un breve tratamiento de depuración mediante circulación de agua limpia, incapaz de realizar una depuración completa, la almeja contaminada era puesta en el mercado a través de comercios vinculados con la venta de moluscos y restaurantes.

La investigación ha permitido conocer la connivencia entre los suministradores de la almeja japónica y los responsables de los viveros, los cuales mezclaban los bivalvos intoxicados con la almeja adquirida legalmente con el objetivo de perder la trazabilidad. De esta forma, ante una posible intoxicación, resultaría imposible determinar el origen, intentando así anular cualquier responsabilidad al no ser posible concretar el marisqueo. Los responsables de los viveros también usaban documentos falsos de estuarios portugueses para enmascarar la procedencia real de este molusco.

Aunque la actividad de las empresas investigadas se centraba en España, toda la almeja procedía del marisqueo furtivo en la costa de Portugal, razón por la que se trabajó con la Autoridade pela Segurança Alimentaria e Economica (ASAE), la cual llevó a cabo un gran número de servicios coordinados con el Seprona.

El pasado mes de octubre se frustró el último envío que la organización criminal trató de introducir en España, aprehendiéndose 2,5 toneladas de almeja japónica contaminada en suelo luso.