Una avería en la catenaria en la localidad ourensana de Vilamartín de Valdeorras a primera hora de la mañana de ayer obligó a parar un tren con más de 140 pasajeros, que finalmente fueron trasladados a sus destinos en autobús. El convoy, procedente de Barcelona, tenía como destino A Coruña y Vigo.

El tren se encontraba "en una zona complicada para que los viajeros se puedan bajar", por lo que se han tardado varias horas en poder evacuar a los viajeros, en unas tareas en colaboración con Adif, según informaron fuentes de Renfe. Pasadas las 12.00 horas un total de 11 pasajeros todavía permanecían en el convoy.

Los pasajeros del tren hotel procedente de Barcelona fueron trasladados a sus destinos, A Coruña y Vigo, en autobuses, informa Europa Press.