Un camionero de Caldas de Reis logró detener la marcha de un conductor de 88 años que circulaba en sentido contrario por la A-52 cerca de la localidad ourensana de A Gudiña en sentido Benavente.

Según relatan desde la Guardia Civil, el conductor profesional J. A. T. F., de 35 años, había dejado su camión en Benavente y se dirigía con su turismo a su domicilio cuando observó como otro vehículo circulaba en el sentido opuesto al de la marcha.

El camionero decidió circular paralelo al vehículo infractor haciéndole constantes cambios de luces e intentando que el infractor se detuviera. Pero al ver que no se daba por aludido o que no comprendía lo que quería indicarle „era de noche y había niebla„, decidió adelantarse y estacionar su vehículo en un lugar adecuado para no crear riesgo a los demás conductores.

De forma rápida, se colocó su chaleco reflexivo y con una pequeña linterna cruzó los dos carriles de la calzada y la mediana, accediendo a la otra calzada, con el fin de indicar a los demás conductores que se detuvieran y logrando también detener al conductor que circulaba en sentido contrario.

El conductor que circulaba en sentido contrario era un hombre de 88 años que por error se incorporó a la autovía a contrasentido y al que se ha propuesto para un reconocimiento de aptitudes psicofísicas extraordinario.

Desde el cuerpo destacan la "heroica acción" del vecino de Caldas de Reis que "logró detenerlo en la autovía y avisar del peligro al resto de los usuarios de la misma, puesto que puso en peligro su propia integridad física, para salvaguardar la de los demás".

Desde el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense, se quiere destacar y reconocer este tipo de conductas solidarias con el resto de conductores, a la vez que se hace un llamamiento a la prudencia en caso de verse en la necesidad de actuar de forma similar, toda vez que las actuaciones a pie firme en las carreteras son muy peligrosas para el que las ejecuta.