04 de junio de 2020
04.06.2020
La Opinión de A Coruña
Accidente ferroviario en Zamora

El sueño de ser maquinista en Galicia

Alegre, sonriente y vacilón, así recuerdan sus compañeros de promoción a Alexander Pedreira, el maquinista coruñés fallecido en Zamora

04.06.2020 | 01:21

Solo faltaban 7 kilómetros para que la tripulación gallega que viajaba a bordo del Alvia siniestrado el martes en Zamora se bajase del tren para regresar a sus casas con el cambio de turno. Pero a las 16.11 horas, el convoy que realizaba la ruta Ferrol-Madrid -el único trayecto diario desde Galicia la capital por el estado de alarma- impactó contra un todoterreno que había caído a las vías. El descarrilamiento del tren truncó el sueño del joven Alexander Pedreira, de 32 años y natural de A Coruña: ser maquinista de larga distancia en su tierra.

Alegre, sonriente, bromista y vacilón. Así lo recuerdan sus compañeros de promoción, que todavía ayer estaban en shock sin creerse que el día anterior habían perdido a una de las "almas del grupo". Con la voz quebrada por tantas vivencias que de repente bombardean la cabeza con imágenes, palabras, encuentros, comidas y cenas, sus amigos solo tienen buenos recuerdos de Alexander, que en la actualidad vivía en O Burgo, con su novia y su perra La Turca. "Era koruño, koruño. Y cómo no, del Dépor", sonríe por un momento uno de sus compañeros de promoción, la séptima.

De familia ferroviaria, su padre es en la actualidad interventor en A Coruña aunque siempre estuvo vinculado a Renfe -también había despachado gasóleo en el depósito de la ciudad-, Alexander tenía muy claro a qué quería dedicarse y dónde. "Su sueño era ser maquinista de larga distancia en A Coruña; siempre hablábamos de que en un futuro nos gustaría a todos [los compañeros de promoción] trabajar en Galicia", relata un joven maquinista gallego.

Ese sueño comenzó en la Escuela Técnica de Renfe en Santiago en septiembre de 2016. Ese año comenzó el curso de maquinista. Una vez tuvo la licencia sacó plaza para entrar en Renfe y lo destinaron a PortBou, en Cataluña, a Mercancías. Allí estuvo como dos años. Y después, se presentó a un concurso de traslados para venirse a Galicia.

"Él estaba esperando la oportunidad de venir a su tierra", cometan desde el sindicato CGT, al tiempo que destacan que el joven siempre estuvo vinculado al mundo ferroviario debido a la trayectoria profesional de su padre. Lo suyo era estar al mando de un convoy, pero mientras eso no llegó Álex siempre buscó algún vínculo con Renfe. "Estuvo en el control de acceso de A Coruña", recuerdan.

Un padre orgulloso

Hace unos "tres o cuatro meses", detalla un compañero de promoción, finalmente logró hacer realidad el sueño de ser maquinista de larga distancia en Galicia. "Su padre -dicen emocionados- estaba todo orgulloso ".

En la actualidad Alexander estaba en periodo de formación, por eso viajaba en el Alvia siniestrado junto al conductor titular, Francisco P., de 55 años, natural de Zamora y residente en A Coruña, que resultó herido grave en el accidente. "Al estar en mercancías en Cataluña y venir para larga distancia en Galicia, estaba en el proceso de homologación y habilitación de los trenes y nueva infraestructura", detallan desde el sindicato ferroviario CGT.

"Con lo difícil que hoy resulta tener un trabajo, él lo había conseguido. Su sueño se había hecho realidad", relata entre lágrimas un maquinista gallego que estudió con él en Santiago.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook