La sintonía de Feijóo con la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, no es la mejor, como ayer puso de nuevo de manifiesto. Aseguró que es una "figura necesaria" en su formación, pero advirtió contra la "mediocridad y la descalificación" en la que se ha visto inmersa a veces en los debates en el Congreso de los Diputados.

En una entrevista a la cadena Ser aseguró que el PP es un partido "moderado" en el que caben "distintas sensibilidades", porque no es una "congregación ni "un monasterio con unas reglas". En este contexto, añadió, Álvarez de Toledo, resulta "necesaria" y no tiene por qué coincidir "de forma clara y nítida" con otras sensibilidades para poder volver a unir al centro derecha y convertirse en opción de Gobierno.

En todo caso, reprochó que, en ocasiones, haya podido entrar en la "mediocridad y descalificación" que cree que hay en estos momentos en el Congreso, de la que culpa a algunos miembros del Gobierno que solo van allí a "insultar a la oposición".

Feijóo se mostró más en sintonía con otras figuras del partido como José Luis Martínez-Almeida o Ana Pastor, que tienen "perfiles buenos" para formar parte de la dirección del PP ya que, en concreto, el alcalde de Madrid es un "activo del partido" y "un personaje interesantísimo" querido por la ciudadanía. Aún así, no cree que la reunión del comité ejecutivo que el PP celebró ayer fuera el foro "para plantear ese tipo de cosas", respondió al ser preguntado por la petición de altos cargos del partido sobre introducir cambios en la dirección nacional del PP.