La Xunta acaba de aprobar el el reglamento y el consejo regulador de la Indicación Xeográfica Protexida (IXP) Pan Galego, según publicó ayer el Diario Oficial de Galicia. Para lograr la IXP, el pan debe tener corteza dura y crujiente, miga esponjosa y alveolado abundante e irregular. Su elaboración tiene que ser artesanal, con harina de trigo blando, de la cual una parte -como mínimo el 25%-- debe proceder de trigos cultivados en Galicia, pertenecientes a variedades y ecotipos autóctonos gallegos.