La colaboración ciudadana ha permitido a la Guardia Civil interceptar a un conductor ebrio que iba "dando bandazos por la autopista AP-9" tras avisar de su presencia otra persona que lo vio repostar en la salida de A Coruña.

Así lo ha informado el Instituto Armado, a las 9,30 horas un conductor informó a la Central Operativa de Tráfico de que un turismo circulaba por la AC-11 "con una conducción errática" y que paró en la gasolinera situada en Elviña a realizar compras. Según dijo, observó que presentaba "evidentes síntomas de estar embriagado o bajo la influencia de algún tipo de sustancia prohibida".

Esta persona informó que el conductor emprendió la marcha y circulaba por la AP-9 sentido Tui. Tras alertar a las patrullas en servicio, una localizó al vehículo y conductor a la altura del kilómetro 18 de la AP-9.

Después de someterlo a las pruebas de alcohol obtuvo un resultado positivo con una tasa de 0,80 mg/l. Por los hechos se han instruido diligencias por un delito contra la seguridad vial remitidas al Juzgado número 2 de Betanzos y el vehículo ha quedado inmovilizado hasta desaparecer las causas.

La Guardia Civil ha elogiado la colaboración ciudadana como "uno de los pilares esenciales para el éxito de la seguridad vial". "Gracias a esa colaboración se ha podido intervenir de forma rápida y eficaz para retirar de la circulación un riesgo para todos", ha subrayado. "Es necesario crear la concienciación suficiente entre la población sobre el riesgo que supone el consumo de alcohol y drogas durante la conducción", ha concluido.