10 de agosto de 2020
10.08.2020
La Opinión de A Coruña

El incendio donde murió un piloto arrasa 400 hectáreas y el daño en el Xurés asciende a 480

El fallecido tenía décadas de experiencia - El superviviente, salmantino, está hospitalizado en Braga fuera de peligro

10.08.2020 | 00:51
El incendio donde murió un piloto arrasa 400 hectáreas y el daño en el Xurés asciende a 480
Un brigada entre el humo del incendio del Xurés, ayer.

Jorge J., de 65 años, fallleció el sábado en el accidente de un hidroavión Canadair de 1974 operado por Portugal. Murió ayudando a la extinción de un incendio entre dos países, que continúa activo y que ya arrasó más de 400 hectáreas en la parte ourensana del parque natural transfronterizo Gêres-Xurés, una reserva de la biosfera atacada por el fuego desde hace décadas. La víctima, natural de Maputo (Mozambique), residía en Leiría y tenía dos hijos. Trabajó en la aviación comercial y, en los últimos años, ejercía en la lucha contra el fuego. Además era examinador de candidatos a piloto.

Según el Instituto Nacional de Emergência Médica, hora y media después de la alerta llegó el operativo de rescate al lugar del siniestro, de difícil acceso. Una pareja de la Força Especial de Bombeiros se había sumado a la BRIF de Laza prestando los primeros auxilios a los pilotos. Jardim, que había logrado salir por sus medios de la cabina, llegó a ser reanimado pero terminó falleciendo.

Su compañero, el copiloto Maxi P. B, natural de Babilafuente (Salamanca), de 39 años, fue trasladado en helicóptero medicalizado al hospital, con policontusiones y consciente. Según información de la agencia Lusa recogida por Jornal de Notícias, se encontraba ayer "estable y fuera de peligro" en el hospital de Braga.

El incendio iniciado en Lindoso, municipio de Ponte da Barca, a las 05.19 horas de la madrugada del viernes al sábado entró de Portugal a Lobios a las 8 de la mañana. La orografía, con una pronunciada pendiente, el viento, las altas temperaturas -casi 30 grados de máxima ayer en Lobios, según MeteoGalicia-y el humo dificultan la extinción.

A las 10.22 horas de ayer se dio por extinguido el frente que calcinó 30 hectáreas en Fraga (Lobeira). En Requiás (Muíños), donde dos focos previos habían afectado a 1,07 hectáreas en total, permanece estabilizado un incendio declarado el viernes que ha arrasado 50. El daño de las llamas en el parque natural, un paraje de sierras escarpadas, bosques, embalses y más de 800 especies de flora -un centenar, endémicas- supera las 480 hectáreas en los últimos días.

Cerca de 4.000 hectáreas han sido devoradas por las llamas ya en la provincia de Ourense -la más castigada de España- en lo que va de verano, todavía con dos meses de riesgo alto -al menos- por delante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook