Viajar a velocidades estratosféricas, no llevar el cinturón de seguridad, utilizar el móvil, consumir alcohol o drogas, no respetar un stop o un semáforo, adelantar de manera indebida? No hacen falta largos recorridos en carretera para dejar el contador del carné por puntos a cero. Una fatídica mañana en la que suena tarde el despertador basta para quedarse sin créditos del permiso: las prisas por llegar al trabajo que llevan a algunos a arrancar el coche sin abrocharse el cinturón de seguridad (3 puntos menos), una llamada para avisar al jefe que se llega tarde (otros 3 créditos), pisar más de la cuenta el acelerador (entre 2 y 6) y acabar saltándose un semáforo (4). En los primeros diez meses del año, un total de 63.580 conductores fueron sancionados en Galicia con la retirada de algún punto por saltarse alguna norma en carretera, lo que supone una media de 210 expedientados cada día, según datos facilitados por la Jefatura Provincial de A Coruña desde donde se coordinan el resto de centros territoriales de la comunidad.

Como en todos los ámbitos, el Covid también tuvo impacto en carretera. Las restricciones impuestas por la pandemia durante el estado de alarma y en la segunda ola provocaron un descenso del tráfico, que en Galicia hubo días que llegó a caer hasta un 90%. En consecuencia, la cifra de infracciones detectadas en la red viaria también se redujo, aunque no en los niveles en que lo hicieron los desplazamientos. En concreto, el número de multados en la comunidad con la detracción de algún punto disminuyó un 22% respecto a los primeros diez meses del año pasado (entonces fueron casi 81.500).

La velocidad (que acarrea la detracción de dos, cuatro o seis puntos del permiso) se mantiene como la infracción más habitual, con casi 43.000 sancionados entre enero y octubre, un volumen que representa el 67% de los conductores que tuvieron que afrontar la retirada de créditos de su permiso. La mayoría de los que pisaron más de la cuenta el acelerador perdieron dos puntos (casi 36.000 sancionados por superar los límites establecidos entre 21 y 30 kilómetros por hora). A otros 6.006 infractores le restaron 4 créditos por circular al menos 40 kilómetros por hora por encima de la limitación y a 1.552, seis puntos, por sobrepasar en más de un 50% la velocidad máxima autorizada. O lo que es lo mismo, las patrullas de la Guardia Civil y los radares fijos de la DGT interceptaron cada día en las carreteras gallegas a velocidades estratosféricas a 140 conductores.

El uso del móvil se ha convertido en la segunda infracción más habitual en la red viaria de la comunidad, por delante del consumo de alcohol. Mientras el año pasado era esta última la que ocupaba el segundo puesto del ranking autonómico en las estadísticas de sancionados con retirada de puntos (9.657) seguida de la no utilización del cinturón de seguridad (6.948) y del uso del teléfono (casi 6.400), en los primeros diez meses de este año contestar a una llamada al volante o enviar algún mensaje de texto es el segundo comportamiento con más castigados en las carreteras gallegas. En total, 5.527 conductores sancionados hasta el pasado mes de octubre, una infracción que supone la retirada de tres puntos del permiso pero que a partir del próximo mes de enero será penalizado con la detracción de seis créditos, equiparando así este comportamiento al fatal binomio conducción y consumo de alcohol y/o drogas.

Varias sanciones

La tercera infracción que más se repite en la red viaria de la comunidad es el consumo de alcohol. Pese a las continuas campañas de vigilancia en las carreteras de todo el país, este hábito es uno de los que más cuesta corregir en Galicia, tanto que desde hace años se mantiene entre las comunidades con mayor tasa de positivos, tanto en alcohol como en drogas. En los primeros diez meses del año, más de 5.300 conductores fueron interceptados con una copa de más (4 o 6 puntos menos del carné según la tasa detectada) y casi 2.300 tras haber consumido cannabis, cocaína, hachís o alguna otra sustancia psicotrópica (6 créditos menos).

Pero en lo que va de año, son cientos los conductores que acumulan ya varias sanciones que le han detraído puntos de su carné. Los casi 63.600 sancionados, además de la correspondiente multa, la retirada de créditos acumulan casi 68.400 multas. Los expedientes sancionadores por circular a velocidades elevadas en los primeros diez meses del año superan los 45.000, por el uso del teléfono móvil son casi 5.700 y por el consumo de alcohol, cerca de 5.500.

La suma total de puntos retirados durante este periodo de 2020 deja a los conductores sancionados por saltarse las normas en las carreteras gallegas sin un total de 199.189 créditos. Para algunos ha supuesto dejar el contador a cero, por lo que además de estar durante un periodo de tiempo sin ponerse al volante tendrán que asistir a un curso de reeducación vial y también pasar un examen para poder conducir de nuevo.