El aviso de una avería, en esta ocasión en aguas internacionales, hizo saltar las alarmas ante el temor a que la costa se viera afectada. Pero ni hubo pérdida de la carga ni riesgo de contaminación a causa del incidente en alta mar. Hace tres días, el Shukran, de armador turco y bandera panameña, sufrió un incendio en la sala de máquinas, lo que acabó ocasionando fallos en el motor. Escoltado por una embarcación de Salvamento Marítimo, el remolcador que se encarga del traslado del gasero preveía llegar hoy por la mañana a punta Langosteira.

La ruta del gasero, según informan desde Salvamento Marítimo, no pasaba por España. Hace tres días estando en aguas internacionales, a unos 50 kilómetros de la costa, el buque sufrió un incendio en la sala de máquinas, lo que provocó que se disparasen los niveles de CO2 y, en consecuencia, que no funcionase el motor. El incidente no ocasionó pérdida alguna de la carga así como no entrañó riesgo alguno de contaminación.

En un primer momento, la previsión era trasladarlo al puesto de Santander, pero no tenían sitio. El buque pidió fondear en Ares y se le denegó dándole la opción de atracar en Langosteira. Los responsables del barco contrataron un remolcador, y después de varios intentos ayer consiguieron finalmente amarrarlo.

El Shukran puso rumbo a Langosteira enganchado al remolcador comercial que contrataron y escoltado por una embarcación de Salvamento marítimo, la Sar Gavia, para constatar que todo discurre sin problema alguno.