El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el recién elegido presidente de la Comisión de Coordinación e Desenvolvemento Rexional do Norte (CCDR-N), António Cunha, mantuvieron una reunión ayer para “relanzar” el proyecto de la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal, con la pandemia del coronavirus, las infraestructuras transfronterizas y el Xacobeo como retos más inmediatos.

Galicia y Norte de Portugal lanzarán un Plan de Investimentos Conxuntos para el periodo 2021-2027 con una serie de proyectos que consideran prioritarios para fortalecer esta área. En concreto, según explicó Feijóo, hay iniciativas por valor de 29 millones de euros que son susceptibles de captar fondos europeos.

Feijóo recordó que esta alianza se producirá en un contexto en el que la Unión Europea pone en marcha los fondos de recuperación Next Generation tras la pandemia del coronavirus y un nuevo marco presupuestario 2021-2027. Por ello, la reunión mantenida sirvió para, en palabras de Feijóo, señalar “los retos de futuro” en los que ambas instituciones pretenden avanzar “a partir de ya”.

Feijóo agradeció al Gobierno portugués su apuesta prioritaria por la conexión entre Vigo y Oporto con alta velocidad ferroviaria: “Supone un espaldarazo para las propuestas de la Xunta en lo que se refiere al Eje Atlántico y a las propuestas referidas al Corredor Atlántico”.

En cuanto a las comunicaciones viarias, Feijóo abogó por “potenciar” tres líneas de actuación: la rehabilitación del puente internacional entre Salvaterra de Miño y Monção; el acondicionamiento de la OU-540 entre Celanova y la frontera portuguesa, que favorecería la conectividad de la Baixa Limia con el país vecino; y la conexión por autovía del norte portugués y la estación del AVE en A Gudiña (Ourense). Sobre este último proyecto, tal y como recordó el presidente gallego, la Xunta, la Diputación de Ourense y ayuntamientos transfronterizos de la Eurorregión impulsaron una declaración institucional para demandar que los gobiernos de los dos estados apuesten por esta conexión.