Desde hacía meses el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo venía advirtiendo al Gobierno de que el reparto de fondos de la UE para la reactivación económica no debía regirse por “criterios políticos”. Y finalmente cuando el pasado lunes se consumó la distribución de las partidas europeas entre las autonomías, dio por cumplidos sus temores: “ha sido una decisión unilateral que perjudica a Galicia”. La comunidad recibirá 440 millones de euros, el 4,4 % del total de los 10.000 que llegan a España. Y las cuentas no le salen al titular del Ejecutivo gallego.

Según explica, si se hubiesen utilizado los criterios recomendados por la UE para distribuir las ayudas, a Galicia le hubieran correspondido 540 millones, es decir, 100 más de lo que le asignan. Y si se hubiera optado por el mismo baremo que rige el actual sistema de financiación autonómica entonces la comunidad gallega hubiera resultado incluso más beneficiada con 660 millones, 220 más que la cuantía adjudicada.

“El reparto que se ha hecho sirve exclusivamente para mantener la mayoría parlamentaria del Gobierno perjudicando a las comunidades cumplidoras como Galicia”, lamentó tras el Consello de la Xunta celebrado en el día de ayer.

Tras dar luz verde el Parlamento europeo a una primera inyección de fondos REACT-EU destinados a la reactivación económica de los países miembros tras la pandemia, España recibirá más de 10.000 millones de euros que repartirá entre las comunidades. El grueso se transferirán en 2021 y una pequeña parte en 2022. Estas ayudas estarán destinadas a reforzar los servicios sociales, la educación y la sanidad.

El Ministerio de Hacienda comunicó el pasado lunes a las comunidades cómo queda la distribución de las ayudas. Alega que el reparto se ha hecho basándose en los criterios fijados por la UE que tienen en cuenta el impacto en el PIB de cada territorio, el desempleo y la incidencia del paro juvenil.

Pero Feijóo discrepa y advierte de que si se hubiesen aplicado los baremos que aconseja Bruselas Galicia tendría que recibir 540 millones de euros.

En todo caso, el presidente de la Xunta advierte de que “llueve sobre mojado”. “Nos perjudicaron en el reparto de fondos COVID, salimos especialmente perjudicados en los Presupuestos Generales del Estado y volvemos a salir perjudicados en los fondos europeos”, lamentó Feijóo.

No tiene duda de que se han aplicado “criterios políticos” que buscan satisfacer a “los socios parlamentarios” del Gobierno. “Siempre hay el mismo razonamiento. Si ustedes miran qué comunidad gana, siempre es la misma: Cataluña. ¿Y qué comunidades pierden? Siempre las mismas: Castilla y León y Galicia, entre otras”, explicó.

Andalucía es la comunidad que recibe más fondos, el 18,8% del total, seguida de Cataluña, con 1.706 millones de euros (el 17,1% de todo el montante).

“Se rompe con todos los criterios de financiación previstos”, lamenta el presidente gallego, que cree que el Gobierno está en “una carrera para ir descapitalizando la comunidad en el ámbito del sistema de financiación autonómica”.

Pero no ha sido el único presidente en quejarse. Las comunidades gobernadas por el PP reclamaron ayer al Ejecutivo equidad en el reparto de los fondos europeos, que tacharon de “injusto e insuficiente” y basado en criterios “unilaterales” y “sectarismo”.

Sobre ello, el líder del PP, Pablo Casado, aseguró que su partido hará una comisión de seguimiento de los fondos y advirtió de que no pasará “ni una” si no hay transparencia y rendición de cuentas.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, censuró el “sectarismo” del Gobierno. El Gobierno andaluz acusó al Ejecutivo de Sánchez de “robar” a Andalucía fondos procedentes de la UE para pagar “favores políticos” a los dirigentes de ERC y de Bildu, Gabriel Rufián y Arnaldo Otegi, respectivamente. También Murcia y Castilla y León se han quejado del reparto. El presidente castellano-leonés, Alfonso Fernández Mañueco, lamentó que se “agraven las desigualdades”.

El 30% de las ayudas pendientes a hosteleros se pagarán en enero

La Xunta abonó ya el 68,3% de las ayudas a autónomos, microempresas y hosteleros afectados por la crisis de la pandemia del COVID-19 y el 32% restante se pagará “a lo largo de enero”. “Nunca una orden de ayudas se pagó tan rápido y de forma tan acelerada”, presumió el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que ayer hizo balance del dinero desembolsado por el Gobierno gallego para ayudar a empresas y familias a superar la pandemia: en total, 374 millones de euros y 120.000 beneficiarios. De esta cantidad, 210 millones se han destinado al tejido empresarial y 61 a ayudas a las familias en el ámbito social. Respecto a la hostelería, explicó que hubo 40.000 solicitudes y ya se pagaron 27.400 por un importe de 53,3 millones de euros. Se rechazaron solo el 16% de las peticiones de hosteleros “por no estar al corriente de la Seguridad Social”, requisito imprescindible para ser beneficiario. En el último Consello de la Xunta que se celebrará este año, se acordó también ampliar hasta el 30 de junio de 2021 el programa de tarjeta monedero para que familias vulnerables adquieran bienes de primera necesidad. Además se aprobó una inversión de 18 millones de euros para que las escuelas infantiles de iniciativa social y las privadas sigan siendo gratuitas para el segundo hijo y sucesivos. En enero se publicará una nueva convocatoria de ayudas para solicitar el Bono Eléctrico de la Xunta, con el que el Gobierno gallego complementa las ayudas estatales en el caso de los consumidores considerados vulnerables severos. Hasta ahora lo han recibido 9.700 gallegos que no pagan ni un euro por el recibo de la luz. Asimismo la Xunta acordó invertir 30,2 millones de euros en talleres de empleo que beneficiarán a 1.500 gallegos y otros 18 millones para 175 contratos predoctorales y postdoctorales. Para mejorar la cobertura en 65 ayuntamientos del rural el Ejecutivo dará ayudas por 4 millones de euros a compañías de telefonía móvil. Y, por último, el Consello dio luz verde a las Directrices da Paisaxe que entrarán en vigor en el primer trimestre de 2021.