Caballos en una finca helada en Xinzo.  |  // B. L.

Caballos en una finca helada en Xinzo. | // B. L.

A Coruña amaneció ayer con niebla. | // CARLOS PARDELLAS

Galicia amaneció ayer helada y durante el fin de semana tiritará todavía más. “Cuando llevé a la niña al colegio por la mañana, el coche marcaba 6 grados bajo cero”, comenta Chelo, una joven de la localidad ourensana de Vilela, que ayer llegó a registrar una de las temperaturas más bajas de la comunidad (-10,6º). Con prácticamente toda Galicia en alerta por frío, la borrasca Filomena dejó a decenas de municipios con el termómetro en valores negativos. El balance de la jornada fue peor de lo que apuntaban las previsiones, que alertaban de mínimas por debajo de los 8 grados bajo cero en el sur de Ourense, pero finalmente llegaron a -13,2º a las 08.50 horas. Esta fue la mínima alcanzada ayer y en toda la ola de frío en Galicia, en concreto en el municipio ourensano de Baltar.

Casi el mismo valor soportaron los vecinos de Calvos de Randín (-13,1 grados a las 08.30 horas). La cota de nieve, que ayer se sitúo en los 400 metros, caerá hoy a los 300 metros y la sensación térmica será de al menos cuatro grados menos de lo que marca el termómetro debido al fuerte viento del nordeste. Pero finalmente, el fin de semana no se verán folerpas a nivel del mar como apuntaban las primeras previsiones ya que la bolsa de aire frío que viaja desde Groenlandia finalmente llegará debilitada.

El frío hoy no dará tregua a la comunidad, con alerta por bajas temperaturas en prácticamente todo el territorio. La zona más castigada por el aire ártico seguirá siendo el sur de la provincia de Ourense, que volverá a estar en aviso naranja por valores por debajo de 8 grados negativos, según las previsiones de MeteoGalicia.

La costa de la provincia de A Coruña también estará en alerta naranja por olas de más de cuatro metros y vientos de fuerza 8. El resto del litoral gallego permanecerá en nivel amarillo.

Con el objetivo de garantizar la seguridad de las personas y de los bienes, la Dirección Xeral de Emerxencias e Interior, aconseja extremar las precauciones, manteniéndose alejados de diques, rompientes, espigones, paseos marítimos, playas y todas aquellas zonas que pueda ser barridas por el mar. Desde la Xunta también se aconseja extremas las medidas de seguridad a la hora de realizar cualquier actividad en el mar y a revisar los cabos y amarres de las embarcaciones.

Radiadores y chimeneas

“¡Menudo frío!”. “No se aguanta”. Fueron las frases más repetidas estos días en toda la geografía gallega, tocada de lleno por la borrasca de aire ártico Filomena. “Los radiadores hierven, casi no se pueden tocar, pero la casa no está caldeada”, lamentaba la noche del jueves Mila, vecina de Ourense. “El frío es tan intenso —apunta— que la casa no acaba de calentarse como otros años, no valen puertas cerradas en las estancias de la casa ni calcetines de lana”. En otros de los puntos con las temperaturas más bajas de toda Galicia, la chimenea es el complemento perfecto para sobrellevar esta masa de aire polar. “Con solo calefacción esta semana no llegó, está la chimenea puesta todo el día en el salón y la calefacción en el resto de la casa”, relata Encarna desde Verín.

Según el informe de valores extremos de MeteoGalicia, los termómetros también se desplomaron por debajo de los 10 grados bajo cero en el observatorio de Vilela, en Verín, con -10,6º; y en el de Corzos, en el municipio de A Veiga, con -10,1º. Las máximas en las ciudades no sobrepasaron ayer los 12 grados y las mínimas oscilaron entre los -2º de Lugo y Pontevedra y los 2º de A Coruña.

Para la jornada de hoy, con la cota de nieve en los 300 metros, las temperaturas seguirán siendo muy frías, con heladas generalizadas. Y mañana domingo, el mercurio experimentará un ligero ascenso aunque se seguirán formando heladas de madrugada y la sensación térmica será de frío intenso por los fuertes vientos del nordeste.