La Xunta trasladó al Gobierno central diez grupos de proyectos centrados en la modernización del transporte y el fomento de la movilidad sostenible que aspiran a financiarse mediante el fondo de recuperación, transformación y resiliencia que se articulará durante tres años. La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, recalcó que estos proyectos, trasladados entre este lunes y este martes al Ministerio de Transportes “llevan aparejados 2.300 empleos al año” y supondrán una inversión total de 397,62 millones de euros.

Las actuaciones, según defiende el Ejecutivo gallego, persiguen dotar a las ciudades gallegas de infraestructuras que las hagan más limpias, más humanas y más transitables, con aparcamientos disuasorios o los carriles VAO, como los que se propone entre A Coruña y Arteixo.

La conselleira reiteró que permanece a la espera de la convocatoria de una nueva conferencia sectorial por parte del Ejecutivo central para que se concreten los criterios de reparto de los fondos europeos, que ha confiado en que se trasladen “cuanto antes” y se ajusten a particularidades como la dispersión poblacional. Sobre este punto, recordó que, durante tres años, se repartirán 2.500 millones para la transformación del transporte urbano y metropolitano y 800 millones para incentivar el transporte sostenible y digitalizado.

De los proyectos presentados, hay 13 millones para la digitalización del sistema de transporte público, para lo que se pondrán en marcha aplicaciones virtuales de gestión de la oferta y la demanda. Así, se crearán una oficina virtual del transporte público, sistemas de ayuda a la explotación que aportarán datos en tiempo real y la geolocalización de los vehículos y áreas de conectividad 5G en nodos de transporte. También se flexibilizarán los sistemas de pago con la lectura de códigos QR. Paralelamente, se invertirán 9,5 millones en la digitalización y la innovación en el ámbito de las carreteras con sistemas inteligentes de transporte y nuevas herramientas de gestión, entre otros.

Para priorizar el uso del transporte público urbano y metropolitano, se destinarán 40 millones al fomento de la intermodalidad en ciudades y localidades con conexión de ferrocarril y la instalación de mecanismos para capturar CO2 o compensar el emitido. Además, se invertirán 25 millones en plataformas reservadas para el transporte público en las principales urbes y 12,5 millones en aparcamientos disuasorios en sus accesos que dispondrán de puntos de recarga eléctrica. También se propone la ejecución de sendas peatonales y ciclistas en ámbitos urbanos y rurales por valor de 91,75 millones.