El abogado del que fuera concejal en el ayuntamiento de Lugo y expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, Francisco Fernández Liñares, ha anunciado que pedirá para su patrocinado la libre "absolución", al tiempo que planteará "cuestiones previas" que podrían llevar a la nulidad del juicio.

En concreto, este martes arrancará en la Audiencia Provincial de Lugo el juicio contra Liñares correspondiente a una pieza separada de la Pokémon que lleva la jueza Pilar de Lara, que fue sancionada y que tuvo que abandonar el juzgado número uno de Lugo por "dilaciones indebidas" en las múltiples causas que llevaba.

El abogado, Evaristo Nogueira, adelanta que van a "plantear una serie de cuestiones previas", "especialmente técnicas desde el punto de vista procesal" para que la sala de la audiencia se defina en relación a ellas.

En concreto, en su escrito de acusación, la fiscalía sostiene que Fernández Liñares, desde su puesto como concejal en el gobierno local de Lugo durante los gobiernos de José López Orozco entre 1999 y 2008, "tejió una red de intereses económicos" a través de la concesión de contratos, puestos de trabajo o gestión de servicios públicos a cambio de sobornos con los que aumentó su patrimonio.

No obstante, se aclara que estas "irregularidades" cometidas durante esa etapa "no son objeto de investigación" en este procedimiento, que se circunscribe al periodo al frente de la Confederación, un cargo que ocupó entre principios de 2009 hasta finales de febrero de 2012.

Durante ese tiempo, según el relato de la acusación pública, siguió con las prácticas que había mantenido en sus años de responsable local, valiéndose de su puesto para entregar contratos a sociedades y empresas a cambio de dinero y de otros favores. Por todo ello la fiscalía interesa cinco años de prisión, por cohecho y prevaricación.

Por su parte, el letrado de Liñares sostiene que habrá que estar a la "espera" de ver la resolución de las cuestiones previas técnicas que se van a plantear en el primer día del inicio del juicio oral".

Al respecto de sí con esas "cuestiones previas" se podría concluir con la "nulidad" del juicio, Evaristo Nogueira quiere ser "cauto, en cuanto a los argumentos que se van a verter por esta defensa en el acto de juicio oral".

Sea como sea, advierte que "tampoco es ningún secreto y así se contó en autos desde el principio de la instrucción que esta parte viene denunciando ciertas nulidades que mañana y en el acto del juicio se plantearán por esta defensa y no sé si se sumará algún compañero más", dado que también se juzga a otras cuatro personas.

Finalmente, Nogueira anticipa que pedirá la "libre absolución" de Liñares, que es la "calificación provisional antes de la vista oral", una calificación que tiene claro que mantendrá en las conclusiones definitivas o finales.