La Xunta ultima las alegaciones que presentará contra la inclusión del lobo en el Listado de protección especial (Lesrpe), cuyo plazo finaliza este viernes, y la conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, trasladó ayer la postura que defiende el Ejecutivo autonómico al presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias, (Fegamp), Alberto Varela, a quien informó de los pasos y gestiones realizadas para revocar la decisión del Ministerio de Transición Ecológica.

Durante el encuentro, la conselleira recordó que el periodo de alegaciones sigue abierto hasta pasado mañana por lo que los municipios gallegos pueden presentar sus alegaciones “con el fin de que se escuche la opinión y preocupación de la sociedad gallega”, sobre todo “de los sectores económicos más afectados por la decisión del Ministerio para Transición Ecológica”.

Medio Ambiente recuerda que la Dirección Xeral de Patrimonio Natural puso a disposición de los interesados un modelo de alegación, con tres argumentos “para intentar paralizar esta inclusión”. Este escrito señala que esta modificación “no debe avanzar porque el propio dictamen del comité científico -—sobre el que el Ministerio apoya su decisión— ya recoge que la solicitud se basa en criterios subjetivos y por no considerar esta especie como amenazada al no recomendar su inclusión en la categoría de vulnerable en el catálogo español de especies amenazadas, ya que no se cumplen los requisitos orientadores”.

Un tercer argumento, apunta la Xunta, es que el cambio que pretende el Gobierno central “no soluciona el mantenimiento y actualización del listado y tampoco soluciona el verdadero problema, como es el hecho de facilitar la coexistencia y convivencia de la actividad ganadera gallega y el lobo”.

Mientras la comunidades loberas —Galicia, Asturias, Cantabria o Castilla León, que concentran el 95% de los cánidos de todo el país— intentan frenar la protección del lobo prevista, más de 300 investigadores, profesores universitarios, catedráticos e investigadores del CSIC han firmado un manifiesto avalando el dictamen del comité científico del Ministerio de Transición Ecológica a favor de la protección del lobo ibérico y la ciencia, apoyado por WWF España.

El documento, defiende la decisión del comité de incluir a este animal en el Lesrpe y respalda el proceso seguido por el Gobierno central para hacer efectiva su protección en todo el territorio español, lo que incluye la unificación de su gestión al norte y al sur del río Duero así como la prohibición de su caza deportiva.