Esta Semana Santa estará marcada por una montaña rusa meteorológica. Tras un arranque de esta festividad con un tiempo más típico del verano que de esta época del año, con temperaturas que ayer alcanzaron los 29 grados en algunos puntos de la comunidad, hoy tocará ponerse de nuevo la ropa de más abrigo e incluso echar mano del paraguas. Galicia quedará hoy bajo la influencia de una borrasca profunda que dejará una jornada de mucha inestabilidad atmosférica, según las previsiones de MeteoGalicia. ¿Las consecuencias? Cielos parcialmente cubiertos con chubascos probables en toda la geografía, ocasionalmente de carácter tormentoso.

Aunque las temperaturas nocturnas no experimentarán cambios, con valores que oscilarán entre los 10 y los 15 grados en las ciudades, las diurnas se desplomarán. En apenas 24 horas, las máximas caerán entre cinco y ocho grados, moviéndose entre los 17º previstos en Santiago (ayer alcanzó los 25º) y los 23º de Ourense (cuando en la jornada pasada llegó a los 28º). En A Coruña se pasará de los 27º registrados ayer a los 21º que se esperan para hoy.

Con la entrada de esta borrasca se dejan atrás varias jornadas de sol, con incluso aire cálido y seco que vino acompañado de aire africano. Durante la jornada de ayer hubo un repunte casi generalizado de las temperaturas con máximas que en algunos puntos del país superaron los 30 grados, en especial en Andalucía. El Jueves Santo, según destaca la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) estará protagonizado por chubascos acompañados de tormentas en el oeste peninsular, con mayor incidencia en Galicia y oeste de Castilla y León, Andalucía y Extremadura, y, de forma más débil y aislada, en zonas de las vertientes atlántica y cantábrica, sobre todo en montaña.

Al paso de la borrasca, las temperaturas máximas experimentarán un descenso notable en el suroeste peninsular y en la comunidad gallega de entre cinco y ocho grados menos. Sin embargo, por la noche los valores subirán en el interior peninsular, con valores anormalmente altos para estas fechas. En Galicia, las temperaturas nocturnas hoy se moverán entre los 10 grados previstos en Lugo y Ourense y los 15º de A Coruña, Vigo y Ferrol.

Mañana todavía continuará la influencia de la borrasca con probables chubascos y tormentas ocasionales en Galicia, ambas Castillas, área cantábrica y Comunidad de Madrid extendiéndose por la tarde al sistema Ibérico, Cantábrico occidental y Pirineos, aunque con tendencia a remitir en general.

Chaparrones

En muchas de estas zonas se prevén “típicos chaparrones primaverales”, y, aunque generalmente suelen alargarse poco tiempo, pueden llegar a acumular grandes cantidades de agua, según apuntan desde Aemet. En cuanto a las temperaturas diurnas, hoy bajarán en Galicia, Cantábrico y en el centro del país, para aumentar en el área mediterránea. Las nocturnas irán en descenso en general, excepto en el extremo nordeste donde aumentarán.

A partir del sábado, entrarán altas presiones en Galicia. El día comenzará con intervalos de nubes bajas y niebla que darán paso a cielos poco nublados o despejados. Las temperaturas mínimas sufrirán un ligero descenso (oscilarán entre los 7º y los 11º), mientras que los valores diurnos aumentarán ligeramente, salvo en el tercio norte que quedarán sin cambios. El mercurio llegará a los 25º en Ourense, pero en A Coruña, Ferrol, Santiago y Lugo, se quedarán en 17º.