El tráfico de la autopista AP-9 se redujo un 28% en 2020, un año marcado por las restricciones de movilidad derivadas de la pandemia. De este modo, la facturación de Autopistas del Atlántico SA (Audasa) se quedó en 127,9 millones de euros (-16,6%).

La intensidad media diaria (IMD) de la autopista --con los tramos de peaje y gratuitos-- descendió hasta los 17.546 vehículos al día, la cifra más baja desde que se completó en 2004 su trazado entre Ferrol y Tui. Suponen casi 6.000 vehículos menos al día que en 2019.

El mes de abril de 2020, durante el confinamiento, registró el mínimo histórico de circulación por la AP-9, con una media de 5.440 vehículos diarios, según los datos publicados este jueves en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De tal modo, por los 219,6 kilómetros de la autopista se realizaron 73,3 millones de viajes en 2020, de los cuales 36,2 millones fueron en tránsitos de pago.

Ingresos extraordinarios por 'peaje en sombra'

En febrero de 2020, el Tribunal Supremo falló a favor de Audasa en su contencioso contra el Estado y la Xunta y le reconoció el derecho a ser indemnizada por la modificación que en 2017 se realizó del sistema de retribución del 'peaje en la sombra' implantado en 2006 en dos tramos de la AP-9 en Rande y A Barcala, con el objetivo de que fuesen gratuitos para los usuarios.

Como consecuencia de este fallo judicial, los ingresos de peaje se incrementaron de forma extraordinaria en 2020 en 16,6 millones de euros (11,5 millones de euros corresponden a julio de 2017-diciembre 2019 y 5,1 millones de euros al ejercicio 2020).

Así, el beneficio en 2020 de Audasa se quedó en 33,7 millones de euros, un 20,3% menos. La compañía explica que si no se tuviesen en cuenta estos ingresos extraordinarios, el beneficio descendería un 48,9% respecto a 2019.

El grupo Itínere, del que forma parte Audasa, ha destinado íntegramente los dividendos de la concesionaria gallega en 2020 a reducir el endeudamiento derivado de la adquisición al Estado de la Empresa Nacional de Autopistas SA (privatizada en 2003 por importe de 1.622 millones de euros). Desde 2003, año en que la concesión está en manos de Itínere, la compañía no ha distribuido ningún dividendo a sus accionistas.

La Autopista del Atlántico registró en 2020 un 51% de tránsitos gratuitos, un 33% en tramos libres de peaje y un 18% en tramos con peaje en sombra.

Los tránsitos de pago fueron abonados de forma automática en el 93,7% de los viajes, lo que supone ocho puntos más que en 2019. "Desde el inicio de la crisis de la covid-19, la concesionaria ha priorizado este sistema como medida de seguridad para usuarios y empleados, además de otras acciones como la desinfección de la autopista, las áreas de descanso y los puestos de peaje", explica la empresa.