El cobro de peajes en todas las autovías españolas requeriría de un pago por kilómetro por parte de los usuarios de entre 3 y 5 céntimos por kilómetro con el fin de acabar con el gran déficit que hay actualmente en la conservación de carreteras, lo que repercute en una menor seguridad de las mismas.

Según la Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras (Acex), esta tarificación sería suficiente para mantener las carreteras en buen estado y siempre contando con las comunidades autónomas para tomar cualquier decisión final respecto a los peajes, informa Europa Press.

Esta última reivindicación responde al hecho de que, en caso de imponer peajes en las autovías, muchos usuarios acabarían desviándose a las carreteras nacionales y comarcales que gestionan las comunidades por ser gratuitas, siendo estas precisamente las que peor conservadas están.

La implantación de un peaje medio en España de 4 céntimos por kilómetro supondría un pago de 9 euros para ir desde Madrid a Burgos, de 12 euros para viajar entre la capital y Zaragoza, de unos 14 euros para ir hasta VAlencia, 15 a Córdoba, 16 euros a Badajoz o 22 euros a A Coruña.