En los años 50, un ingeniero agrícola introdujo la producción de lúpulo en Galicia. La húmeda climatología de la comarca de As Mariñas fomentó el cultivo de este producto que ya crecía de forma natural en los márgenes del río Mandeo. Tan solo una década después ya se producían en la zona de Betanzos 240 toneladas de esta planta trepadora cuyas panículas son usadas como saborizante y agente estabilizador de la cerveza: un gramo de lúpulo basta para hacer un litro de cerveza.

Pero apenas 20 años después de esas primeras plantaciones ya no quedaban más vestigios en la comunidad que las plantas salvajes en los cauces fluviales. La recuperación del lúpulo se inició en 2004, como homenaje de Estrella Galicia al fundador y pionero de este cultivo en España, José María Rivera Corral. La primera cosecha, de carácter conmemorativo, data de 2006, año del centenario de la cervecera coruñesa. De ella, la compañía obtuvo 125.000 litros de una cerveza de edición limitada. Durante la campaña del año pasado, recolectó más 2.000 kilos de flor seca en las más de 13 hectáreas que Estrella Galicia tiene dedicada a esta plantación.

Con el propósito de promover la producción de lúpulo, la Consellería de Medio Rural convoca desde hace años una línea de ayudas para particulares y agrupaciones. En la convocatoria de este ejercicio, invertirá 45.673 euros para impulsar nuevas plantaciones, mejorar las existentes y adquirir maquinaria con la que poder mecanizar este tipo de cultivos, según la orden publicada ayer por el Diario Oficial de Galicia (DOG). Con estas subvenciones, la Xunta se propone garantizar el futuro del sector del lúpulo, apostar por la recuperación de la superficie de este cultivo y adecuar la producción a la demanda de la industria, para garantizar su permanencia y la mayor rentabilidad de los productores.

Para beneficiarse de las ayudas, los particulares o agrupaciones —inscritos en el Registro de Explotaciones Agrarias de Galicia—deberán adquirir alguna de las 11 variedades recomendadas y mantener esos cultivos durante un periodo mínimo de cinco recogidas desde la concesión de la subvención. Los interesados tienen un mes de plazo para solicitar estas ayudas a contar desde este hoy. Las peticiones deberán presentarse de manera telemática a través de la sede electrónica de la Xunta.

En el caso de reconversión varietal, debe elegirse una variedad distinta de la plantación sustituida, de manera que se consiga una mejora de la calidad de la producción y la adaptación al cambio climático. Los interesados deberán presentar un plan de mejora para la explotación.

Entre las acciones subvencionables, además de la adquisición del material vegetal o de las inversiones para la reconversión varietal, se incluye la compra e instalación de estructuras de soporte y guiado del cultivo, así como la implantación de sistemas de riego más eficientes.

En cuanto a las ayudas para la compra de maquinaria específica, podrán pedirlas particulares con experiencia en la actividad agraria o que cuenten con un nivel de capacitación profesional suficiente y presenten un proyecto viable. Será subvencionable la compra de maquinaria agrícola y equipos para el cuidado, tratamiento, recolección, pelado, secado y prensado, así como de grupos de presión un riego sostenible. También se podrá pedir ayuda para adquirir máquinas de modernización y mejora de los sistemas de secado de la flor ya existentes, así como para su instalación. Las máquinas y equipos deberán ser nuevos y de primera inscripción.