Una escultura creada por la artista gallega Soledad Penalta preside desde ayer la escalinata central de la Diputación de Pontevedra, lugar en donde estaba situado hasta hace poco un busto en homenaje al rey emérito, Juan Carlos I.

Esta obra de arte ha sido elaborada en acero inoxidable, pesa casi 100 kilos y tiene 2,7 metros de alto por 2,10 metros de ancho, según explicó su autora, quien subrayó que la escultura simula un “gran abrazo” a todos los ayuntamientos de la provincia. El nombre de todos ellos ha sido manuscrito por la autora en cintas metálicas que caen de la escultura “de manera dinámica, con movimiento y sin forzar”, formando una cascada que simula la “protección” que ejerce la Diputación sobre los municipios de la provincia.