El vicepresidente económico y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde, reconoció ayer de que “el sector productivo de Ferrolterra se está deteriorando, se está desangrando”, en alusión al sector naval, y advirtió de que no habrá ocupación para las auxiliares en Navantia Ferrol hasta el año 2023.

De la situación del naval responsabilizó al Gobierno central “por la inacción y el incumplimiento del compromiso de dotar de carga de trabajo con un buque de aprovisionamiento logístico (BAC), que no se está produciendo y condenando a esta comarca a no tener carga de trabajo a través de la industria auxiliar hasta el año 2023”, ya que el inicio de las fragatas F-110 está programado para el verano de 2022.

Conde, que ayer visitó las instalaciones del Centro de Innovación y Servicios de la Tecnología y el Diseño (CIS Galicia), situadas en Ferrol, se entrevistó con responsables del centro tecnológico y de la Universidade de A Coruña (UDC) para darles a conocer el Pacto de Estado por Ferrol que propone activar la Xunta para revertir la situación industrial y de desempleo que están atravesando las comarcas de Ferrolterra, Eume y Ortegal.

“Aguardamos a que el Gobierno central se comprometa con esta comarca a través del Pacto de Estado, con la dotación de carga de trabajo para Navantia, para realizar las inversiones comprometidas para el dique seco y así convertir estas instalaciones en un astillero 4.0 para poder afrontar la construcción de las fragatas con competitividad y poder acceder a licitaciones internacionales sabiendo que tenemos una instalación competitiva”, trasladó Conde.

El conselleiro avanzó “esta misma semana la Xunta va a enviar el documento base que recoge este pacto” al Gobierno de España, a la Diputación de A Coruña y a los ayuntamientos de las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal, para que “pueda ser ratificado y firmado para su puesta en marcha lo antes posible”.

En lo que se refiere a las instalaciones del CIS de A Cabana destacó que debe ser “un punto de encuentro de los sectores productivos”, al aprovechar la presencia de entidades como Asime, los clústers del naval, Aclunaga, y de las energías renovables, Cluergal, además del Centro de excelencia del sector naval (Cesena), que crearán Navantia y Siemens. Conde detalló que la Xunta propone para este territorio convertirse en un “polo energético”, con la utilización de biocombustibles, hidrógeno verde y gas natural licuado, así como la creación de Hub de eólica offshore, gracias en parte a la experiencia ya acumulada en los últimos años por Navantia y Windar, en las instalaciones de la antigua Astano, con la construcción de jackets como estructuras flotantes, y que puede servir para captar “nuevos proyectos y la capacidad de atraer nuevas inversiones”.

Asimismo se mostró partidario de evaluar con el Gobierno central las posibilidades que tiene Galicia de desarrollar proyectos de generación eléctrica a través de la eólica marina, para lo cual ha considerado que “la elaboración de la planificación de la ordenación marítima puede ser una oportunidad para Galicia”.