En apenas un intervalo de 18 horas, Galicia registró hasta cuatro seísmos de pequeña magnitud. Se concentraron entre la tarde del miércoles y la mañana del jueves y fueron detectados por los medidores del Instituto Geográfico Nacional.

El último tuvo como epicentro el municipio lucense de Barreiros, donde se produjo un temblor de magnitud 2,8 a las 13.30 horas del jueves 13 de mayo. Horas antes, los medidores del IGN habían captado un terremoto en A Veiga y otro en Laza (ambos en Ourense), espaciados dos horas en la madrugada del miércoles al jueves. El primero ocurrió minutos después de las 04.00 de la madrugada y el segundo, a las 06.45. El más fuerte fue el temblor de Laza, con 2,8 en la escala Richter; el de A Veiga se quedó en 2,0.