La agricultura ecológica en Galicia registró ventas por 108 millones en 2020, lo que supone un incremento del 16,8% respecto al año anterior. Del total, la producción animal supone casi el 60% de las operaciones.

Pero en el año de la pandemia se produjo un descenso de la superficie certificada, un 7% menos que en 2019. Así el ejercicio se cerró con 2.000 hectáreas de cultivos ecológicos, casi 2.700 hectáreas menos que el ejercicio anterior. El Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia (Craega) achacó esta situación a que se dieron de baja dos comunidades de montes de Pontevedra. Lugo y Ourense acaparan el 82% de la superficie de agricultura ecológica.

En la presentación de la memoria de actividad, el director de la Axencia Galega de Calidade Alimentaria (Agacal), José Luis Cabarcos, acompañado el presidente de Craega, Francisco López, ensalzó que “crecer en un año tan complejo es una muestra de la apuesta del consumidor hacia un consumo responsable”.

El número de operadores aumentó hasta los 1.310, lo que supone un 11% más. Horticultores y ganaderos representan el 83% de los productores primarios. En lo tocante a elaboradores, Pontevedra es la provincia con mayor parte de las industrias (el 36%), seguida de A Coruña (25%).