Cerca de un millar de personas se manifestaron ayer en demanda de soluciones al declive económico y demográfico de la comarca de Ferrolterra. Dos marchas con inicio en Ferrol y Fene, a ambos lados del vial, se reunieron en el centro del puente de As Pías, lo que provocó su bloqueo temporal.

La marcha, convocada por CIG, Comisiones Obreras y UGT, finalizó con el lanzamiento a aguas de la ría de Ferrol de un barco de cartón como gesto simbólico por la crisis del sector naval en esa zona. Durante la manifestación, los participantes lanzaron proclamas instando a los presidentes de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y del Gobierno central, Pedro Sánchez, a fomentar la economía de esa zona deprimida de Galicia.

El portavoz comarcal de CIG, Manel Grandal, calificó de “absolutamente irresponsable” la actitud de ambos ejecutivos y recriminó que el Gobierno central “ni está ni se le espera” y que la Xunta promueve un “brindis al sol”. En su opinión, el plan de pacto de Estado por Ferrol es una iniciativa “propagandística” y reprochó que ambos gobiernos “viven retroalimentándose” como si “nadie tuviera culpa” y advirtió de que avanzado que los trabajadores no pretenden “comulgar con ruedas de molino” y “no pararán hasta tener soluciones concretas”.

Los tres sindicatos convocantes de la protesta reclaman una solución integral para dinamizar el decadente sector naval, la regeneración de la ría y una “transición justa” ante el inminente cierre de la central de Endesa en As Pontes.

El secretario comarcal de CCOO, José Hurtado, advirtió de que la “situación dramática no tiene parangón en otras zonas del Estado” y ha alertado de que la planta de As Pontes “está casi cerrada”.

Asimismo, afeó que varias multinacionales “están vaciando el centro de la ciudad” y cerrando sus tiendas, lo que contribuye a empeorar aún más la situación del comercio.

El secretario local de UGT, José Antonio Díaz, anunció que los sindicatos “seguirán hasta que nos devuelvan todo lo que nos robaron”.