La transformación del sector ganadero en los últimos tiempos ha llevado consigo una apuesta decidida por la ciencia para mejorar la calidad de los animales, pero también pensando en un modelo de producción más eficaz. Y para ello se ha echado mano de la genética como argumento para optimizar las condiciones de la cabaña de vacuno, tanto en producción de leche como de carne.

Xenética Fontao es una empresa pública que desde su sede lucense ha aportado su grano de arena al sector y ahora anuncia que a partir del próximo año producirá semen sexado. Con anterioridad este proceso se hacía con el envío de sus toros al Reino Unido, donde se producían las dosis y, pese a que la relación con este territorio se mantiene abierta, “a partir de febrero las dosis se producirán en Galicia”. Una vez que todo el procedimiento se gestiona en Xenética Fontao “se podrá disponer de semen sexado de todos los toros y, por tanto, de una mayor diversidad genética. A mayores será posible obtener dosis sexadas también para machos”, indican desde la compañía.

El proyecto fue puesto en marcha por el Consejo de Administración de la sociedad pública en el que se integran la representación de Acruga y Fefriga, al ser considerado por el sector productivo como de alto interés estratégico para su futuro. Se inició así el proceso de negociación entre los equipos de XF (Xenética Fontao) y la multinacional norteamericana Sexing Technologies, propietaria de las patentes de esta tecnología exclusiva y técnicamente específica, y, finalmente, el proceso se ha finalizado ayer, 28 de junio, con la firma del contrato entre las partes. Ahora resta por abordar las adaptaciones e instalaciones técnicas necesarias para el funcionamiento del Laboratorio de Sexado, que espera tener finalizadas para finales del mes de octubre. Los equipos para el sexado, de alto valor económico, se desplazarán a XF en dos periodos anuales para la producción de un mínimo de 30.000 dosis de semen sexado al año y se espera iniciar la producción a principios de febrero de 2022.

Ventajas

El semen sexado, indica la compañía participada por la Xunta, se está convirtiendo en un producto estratégico para el sector lácteo, ya que cada vez es más utilizado en la inseminación artificial por razones de costes de producción, pues en las dosis sexadas para la inseminación artificial un 90 % de los espermatozoides seleccionados llevan los cromosomas XX, que permiten garantizar con una alta probabilidad la reposición de las generaciones siguientes con novillas de alta genética. Normalmente, en condiciones naturales, nacen un 51 % de hembras y un 49 % de machos.

“Disponer de esta capacidad a nivel local es de singular importancia para el sector. Además, el proyecto está abierto a la cooperación con los otros centros de inseminación españoles y extranjeros”, concreta.