La Asociación Provincial de Autoescuelas de A Coruña se manifiesta hoy por las calles de la ciudad de A Coruña para protestar por el colapso en la realización de los exámenes para sacarse el carné de conducir, así como por la imposición del sistema CAPA (Capacidad para las Pruebas de Aptitud) por parte de la Dirección General de Tráfico. Según los cálculos del colectivo, hay unos 4.000 alumnos pendientes de poder realizar la prueba práctica. La caravana de coches partirá a las 12.30 de la Facultada de Informática y recorrerá las calles de A Coruña hasta la sede de la Jefatura de Tráfico donde se leerá un comunicado.

Las autoescuelas coruñesas afirman que el gran problema está en la escasez de examinadores disponibles. “En 2003 eran 19. Ahora son nueve y dentro de cuatro años, si no se cubren las jubilaciones, quedarán solo dos”, asegura Pablo Pérez Mayobre, presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de A Coruña, quien critica que las jubilaciones de los examinadores no son cubiertas.

Pérez Mayobre recuerda que el verano es una fecha clave para las autoescuelas, ya que es cuando muchos alumnos jóvenes aprovechan para sacarse el carné de conducir. “En estos momentos, un alumno es incapaz de sacarse el carné de conducir en el verano porque los plazos van más allá de los dos meses”, reconoce.

Para el sector, el nuevo sistema de exámenes “es deficiente”. El sistema CAPA de reciente implantación tiene como el objetivo distribuir la capacidad de examen de cada Jefatura entre las autoescuelas y facilitar así la organización del calendario de exámenes, optimizar recursos y reducir tiempos de espera. Sin embargo, las autoescuelas de A Coruña se cuestionan su funcionamiento. Los problemas se deben, en el caso del examen práctico, al “escaso” número de minutos que la Jefatura está otorgando a las escuelas en cada convocatoria para poder presentar a sus alumnos.

A esta problemática hay que añadir el corto número de examinadores que hay en la provincia. Pablo Pérez Mayobre apunta que la Jefatura Provincial de A Coruña cuenta con nueve examinadores, de los que “hay días que solo está operativo uno”. “No lo entiendo”, reconoce. Todo esto provoca que, según las autoescuelas, solo puedan examinar a sus alumnos cada mes o mes y medio, con previsión de que este tiempo aumente a dos meses.

Según las instrucciones de la Dirección General de Tráfico (DGT), los examinadores pueden hacer como máximo 12 pruebas al día, por lo que, en el caso de A Coruña, cada día se pueden hacer cómo máximo 108 exámenes. Además de la incorporación de nuevos examinadores, otra de las peticiones de los afectados es que los examinadores puedan realizar horas extras. “El año pasado sí que tuvieron horas extras y se alivió la carga, pero este año nos han dicho que no porque no hay dinero”, explica el presidente provincial de las autoescuelas.

El problema de la falta de examinadores se arrastra desde hace años, reconocen, y, aunque ahora se ha acentuado, no está derivado de la pandemia, sino que es “un problema crítico que tiene la administración desde hace años y que no parece que se vaya a resolver a corto plazo”.

Una situación que se registra también a nivel nacional y que se ha visto “agravada” por la pandemia del coronavirus y durante los meses del estado de alarma, que provocó que aumentasen las listas de espera de personas que quieren sacarse el carné de conducir.