La Guardia Civil interceptó a un conductor de 24 años que circulaba a 186 kilómetros por hora en un tramo limitado a 80 en el municipio ourensano de Vilamarín (Ourense). Según informó el Instituto Armado, sobre las 19.00 horas del miércoles una patrulla del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense estableció un control de inspección de velocidad en la carretera nacional N-525, que comunica Ourense con Santiago de Compostela.

En el kilómetro 251, en el término municipal de Vilamarín, la velocidad se halla limitada a 80 km/h y la Benemérita interceptó a un vehículo que circulaba a 186 km/h. Una vez parado se identificó a un joven de 24 años y vecino de la localidad de A Peroxa (Ourense), al que se le instruyeron diligencias por un supuesto delito contra la seguridad vial, “dado que en una vía interurbana superó el límite de velocidad en más de ochenta kilómetros por hora”, subrayan las mismas fuentes.

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense hizo un llamamiento “a la prudencia” e instó a los conductores “a no rebasar los límites de velocidad”.