La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivienda, Ángeles Vázquez, animó ayer a los concellos de menos de 3.000 habitantes a solicitar una ayuda para la adquisición de un punto limpio móvil. El Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó ayer la orden por la que se convocan estas subvenciones y cuyas solicitudes se pueden presentar hasta el próximo día 15 de agosto.

Vázquez, acompañada por el delegado territorial de la Xunta en la Lugo, Javier Arias, supervisó el funcionamiento del punto limpio móvil de Portomarín, adquirido por el Ayuntamiento tras la concesión de una de estas ayudas. En esta ocasión, la orden es exclusiva para la adquisición de puntos limpios móviles, con el fin de atender al alto número de solicitudes, y otro requisito es que solo pueden beneficiarse ayuntamientos de menos de 3.000 habitantes ya que son los que suelen presentar mayores dificultades a la hora de asumir la inversión necesaria para adquirir este tipo de vehículos.

Esta decisión, según destacó la conselleira, también está justificada por la necesidad de dar cumplimiento al Plan de gestión de residuos urbanos de Galicia 2020-2022, que otorga prioridad a estos ayuntamientos por ser el punto limpio móvil la opción que mejor se adapta sus características. La subvención podrá ser del 100% del presupuesto, con un máximo de 70.000 euros, para solicitudes individuales de un municipio, mientras que para una agrupación de varios puede llegar a los 100.000 euros.

En la nueva orden se establecen cuatro modelos de vehículos subvencionables: un contenedor/caja metálica de gran volumen —modelo que podrá ser elegido solo si la entidad local dispone de camión adaptado con equipo de gancho para su carga y traslado—; un remolque y contenedor metálico de gran volumen —siempre y cuando el ayuntamiento disponga de un camión adaptado para su carga y traslado—; un camión con caja y chasis; o una furgoneta adaptada con diferentes contenedores o compartimentos.

Los puntos limpios sirven para la recepción y clasificación de residuos de origen doméstico, como paso previo su gestión, entre los que se incluyen aceites vegetales usados, textiles, voluminosos o elementos eléctricos y electrónicos.