Busco apartamento en la costa gallega a buen precio”. Es una de las demandas que más se repiten en las inmobiliarias de Galicia tras el estallido de la pandemia. Algunos quieren una vivienda en primera línea de playa como segunda residencia para las vacaciones de verano o escapadas de fin de semana y otros como inversión para alquiler turístico. Quien esté planificando la compra de un inmueble de estas características puede encontrar en las zonas de costa de Galicia auténticas gangas: pisos seminuevos de una o dos habitaciones, de una media de 45 metros cuadrados a escasos metros del chiringuito de playa por menos de 60.000 euros. En Galicia se ofertan más de 1.000 apartamentos chollo en la costa, el 15% del stock de vivienda de segunda residencia nueva o seminueva en venta en la comunidad, según datos de la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein).

En la actualidad, en las zonas de playa de Galicia hay en el circuito de comercialización para venta en torno a 7.500 viviendas que no superan los diez años de antigüedad con unos precios medios que oscilan entre los 90.000 y los 120.000 euros. Pero por incluso menos de la mitad de ese importe, hoy se pueden encontrar en el mercado inmobiliario de Galicia 1.095 apartamentos de una o dos habitaciones sin necesidad de reforma alguna, listos para entrar a disfrutar de las vacaciones de este verano. Los precios prohibitivos se concentran en las identificadas como las Marbellas gallegas: Sanxenxo y Oleiros. Pero el mapa de gangas en las provincias de costa tiene ofertas en todas las provincias, con A Coruña a la cabeza (780, el 70% del total en la comunidad), seguida de Lugo (250) y, finalmente, Pontevedra (65). La mayoría son inmuebles de procedencia bancaria o de fondos de inversión, gran parte construidos en pleno boom del ladrillo y que con la crisis de 2008 no tuvieron salida en el mercado. El resto son de propietarios que con el estallido de la pandemia se ven forzados a deshacerse a bajo precio de estos inmuebles que tenían como segunda residencia.

El mapa inmobiliario vacacional

¿Dónde encontrar esas gangas vacacionales? En la provincia de A Coruña se concentran en la comarca de Ferrolterra (500 pisos y apartamentos en Ferrol, Narón y Mugardos), la zona de Bergantiños (100 ubicados en Malpica, Caballo, Laxe y Ponteceso), el área de A Coruña (60 en Arteixo, Sada y Cambre), en Barbanza (50 focalizados en Ribeira, Rianxo, A Pobra do Caramiñal y Boiro), en Fisterra (40 en Cee y Fisterra) y los 30 restantes en la zona de Miño y Betanzos.

De la provincia de Lugo, A Mariña Lucense copa la oferta de pisos por menos de 60.000 euros, con 250 viviendas vacacionales en Barreiros, Burela, Ribadeo, Viveiro y Foz.

Y en la costa de Pontevedra, con los precios medios más elevados de la comunidad, las gangas se concentran en el área de las Rías Baixas (30 concentrados en Vilagarcía y Vilanova), en Baixo Miño (20 ofertados en A Guarda y Tomiño) y en O Morrazo (15 únicamente en Marín). En las Rías Baixas, según destaca el presidente de Fegein, Benito Iglesias, esos bajos precios para segundas viviendas “hace años que no existen en municipios como Nigrán, Baiona o Sanxenxo”.

En el mapa vacacional de España destacan A Mariña y A Costa da Morte, según destaca la patronal inmobiliaria gallega, con los precios de este tipo de inmuebles más bajos de todo el país. En el primer caso, el coste medio es de 800 euros el metro cuadrado y en el segundo, 850. En el extremo opuesto están las viviendas de segunda residencia en Baleares y la Costa del Sol, las más caras de España.

El boom de las viviendas vacacionales en la costa comenzó en 2018 a raíz de la regulación de este tipo de inmuebles para uso turístico. La demanda hasta entonces de estos inmuebles era prácticamente inexistente, pero con el decreto autonómico para regular la actividad de pisos turísticos se “comenzó a drenar el stock” de estas viviendas, con un “segundo drenaje importante” en 2019, según destaca Iglesias. Pero entonces los inmuebles que se buscaban se movían en una horquilla de precios, más alta, mientras que ahora se está a la caza de las tarifas más bajas.

“En la costa gallega, en especial en las Rías Baixas, las Rías Altas y A Mariña lucense, el comportamiento de la vivienda residencial en venta es positivo, con cada vez más demanda del cliente foráneo”, destaca el presidente de patronal inmobiliaria gallega.

El perfil del comprador de estos inmuebles en Galicia es muy variado: pequeños rentistas que los adquieren para alquilar en vacaciones, matrimonios de 35 a 50 años del interior de Galicia o de comunidades como Madrid y Castilla y León que buscan una segunda residencia para pasar sus vacaciones de verano.

Las ‘Marbellas gallegas’, Sanxenxo y Oleiros, tiran del mercado de viviendas turísticas

Por más del doble que estos pisos chollo en la costa gallega se ofertan los pisos vacacionales en las Marbellas de la comunidad: Oleiros y Sanxenxo-Portonovo. En estas áreas de las provincias de A Coruña y de Pontevedra, van a un ritmo de ventas y demanda “espectacular” en todos los tramos de precios, según destaca el presidente de la patronal inmobiliaria gallega, Benito Iglesias. “Los dos tiran del mercado del turismo y son el epicentro de prácticamente todas las operaciones, tanto de compraventa como de alquiler de viviendas vacacionales”, detalla.

Los precios de este tipo de inmuebles en la etapa pospandemia se mantienen estables. Bien es cierto que en el mercado de vivienda usada se ha corregido el precio debido a los “agresivos descuentos” de las viviendas de procedencia bancaria, entidades que una vez más —advierte Iglesias— “desestabilizan el mercado de una manera irresponsable con tal de limpiar sus balances a fin de año y no tener que provisionar por los activos adjudicados mediante ejecución hipotecaria”. Ese es, según apunta, el motivo de que el 75% de las viviendas residenciales ubicadas en A Mariña lucense y el área de Ferrol tengan precios por debajo de los 60.000 euros, ya que la práctica totalidad pertenecen a fondos de inversión o son de procedencia bancaria.