Piensos, abonos, luz, gasoil. .. Los ingresos no dan para cubrir los gastos que cada mes tiene que afrontar una explotación láctea. Y si en los últimos años la situación era complicada para los productores gallegos, que son los que menos perciben por cada litro de leche que sale de sus granjas, en el arranque de 2021 no ha hecho más que hacerse todavía más cuesta arriba por la escala de los costes de producción. Ante las pérdidas que sufren las explotaciones de la comunidad por el desembolso extra que tienen que hacer —dejan de ingresar una media de 1.400 euros cada mes por los bajos precios que perciben por cada litro de leche que producción—, el sector reclama que las industrias lácteas suban “con urgencia” los precios porque en los últimos meses los costes de producción de las explotaciones aumentaron un 8,5% y —advierte— debe de garantizarse el cumplimiento de la Ley de la cadena alimentaria.

El sindicato Unións Agrarias ya ha iniciado una ronda de contactos con las industrias lácteas que operan en Galicia para hacerlas partícipes de la mala situación de los ganaderos por la subida de los costes de producción, algo que también ha puesto en conocimiento de la administración autonómica. En este sentido, la central sindical agradeció la buena disposición mostrada por la Consellería de Medio Rural en la reunión mantenida días atrás y confía en que las industrias acometan lo antes posible las modificaciones contractuales precisas para garantizar la rentabilidad de las explotaciones gallegas.

Beneficios y rentabilidad

“A pesar de que la industria está aumentando sus beneficios, ese incremento de la rentabilidad de los productos lácteos no se está trasladando al sector productor, que cada año pierde explotaciones”, cuestionan desde Unións Agrarias, al tiempo que advierten de que “urge una revisión al alza del precio que percibe el ganadero” que es el “más débil” de la cadena y el único que no reporta beneficios.

En el último año el precio medio del litro de leche cobrada por los ganaderos gallegos fue de 0,324 euros, un céntimo por debajo de la media estatal y casi 3 céntimos menos que los ganaderos asturianos. El propio Ministerio de Agricultura cifraba ya al arranque del año el coste de producir un litro de leche en 35 céntimos, casi tres más de lo que se percibe en Galicia

Esto, a pesar de que el porcentaje medio de la materia grasa de la leche entregada en la comunidad gallega (del 3,79 % en abril de 2021) es superior a la media nacional (del 3,71 % en el mismo mes), lo que, debido a la revalorización de la mantequilla en los últimos meses, hace que la rentabilidad de la leche gallega es mayor.

Por eso, el sector lácteo en la comunidad considera “muy grave” la actitud de las industrias que, a pesar de estar aumentando sus beneficios, no trasladan ese incremento a los productores, que tienen contratos de duración anual y a precio fijo. Unos contratos que —demandan desde Unións Agrarias— es “muy urgente” modificar, ya que están suponiendo en la práctica un incumplimiento de la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

La situación de ruina total llevó el año pasado a más de 608 granjas de leche a echar el cierre en España, más de la mitad (338) asentadas en la comunidad gallega.