El titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, criticó ayer que su homólogo catalán, Pere Aragonès, no acuda a la Conferencia de Presidentes convocada para este viernes al considerar que se trata de “una descortesía” con sus compañeros autonómicos y “un error” que la Generalitat “no esté sentada” con el resto y con el “primer ministro español”, como se refirió a Pedro Sánchez.

Feijóo advirtió de que resultaría “muy sorprendente” que el que es “socio parlamentario” del Gobierno que Pedro Sánchez actúe de este modo si no fuera porque ya se está “acostumbrado” a que “no acuda cuando le llama” para este tipo de cumbres pero “sin embargo le vote y le dé estabilidad parlamentaria” cuando es de su “interés”.

Así se pronunció Feijóo en un contexto en el que más presidentes autonómicos se han quejado de las pautas seguidas por Sánchez para convocar la cita de Salamanca. De hecho, la madrileña Isabel Díaz Ayuso afirmó que la del viernes sería su última Conferencia de Presidentes hasta que estas pasen a ajustarse al reglamento.

También Feijóo se reafirmó en sus críticas e insistió en que en Salamanca “no va a haber una Conferencia de Presidentes”, sino “una reunión de presidentes con el presidente del Gobierno, que es una cosa distinta”. Como argumento, insistió en que “no” se ajusta al reglamento, que “exige reuniones preparatorias, un orden del día pactado, documentación que circule con antelación y propuestas de resolución o acuerdo”.