Concebida para aumentar el poder negociador de los ganaderos sobre los precios de la leche, la aplicación informática (app) Conta Láctea permitirá a las explotaciones llevar su contabilidad y negociar los precios con la industria.

Esta herramienta fue presentada ayer por el conselleiro de Medio Rural, José González, y el director de la Fundación Juana de Vega, José Manuel Andrade. Se trata de una app “muy sencilla, muy intuitiva”, que permite calcular los costes de producción de las explotaciones lácteas “desde el máximo rigor desde el punto de vista de la normativa contable española”, explicó Andrade.

Pensada en el cliente, que es el ganadero, que “no tiene que tener conocimientos de contabilidad”, permite llevar una contabilidad orientada a resultados y al mismo tiempo calcular el coste de producción y el precio de equilibrio de las explotaciones lácteas.

El precio de equilibrio es “el que debe recibir el ganadero por la leche que cubre todos los costes de producción, incluyendo un salario para los dueños equivalente a 1,5 veces el SMI y teniendo en cuenta los otros ingresos, como los de las ventas de animales, de las subvenciones tanto de explotación como de capital y otros que puedan tener”, destacó el director de la Fundación Juana de Vega

Por su parte, el conselleiro de Medio Rural defendió su utilidad. “El que meta bien los datos está recogiendo esos datos y puede defenderlos por ejemplo ante industria”, declaró. Por ello, la Xunta pedirá al Gobierno central que la Ley de Cadena Alimentaria incorpore que, si los números se han introducido de forma correcta, el precio de la leche que calcule la herramienta sea “el mínimo a partir del cual negociar con la industria”.

Tras esta presentación, Unións Agrarias emplazó a la administración a convertir esta app en una herramienta “oficial”, por lo que solicita que Xunta y Ministerio de Agricultura “la avalen como método de referencia para el cálculo de los costes de producción”. En este sentido, ve “muy positiva” la aplicación para establecer “las líneas rojas” que las industrias no deben traspasar y garantizar “precios justos” para las granjas. Para “desterrar definitivamente la venta a pérdidas del sector”, Unións confía que esta herramienta sea “verdaderamente útil”.