La portavoz de Medio Ambiente del grupo parlamentario popular, en el Parlamento de Galicia, Marisol Díaz Mouteira, negó ayer que la flexibilización de la caza de jabalíes sea “un parche”, como denunció Unións Agrarias, al defender que es una medida “excepcional” adoptada desde el “rigor” de los datos. Al respecto, señaló que “no se trata de ser exagerados ni quedarse escasos”, al referirse a que hay quien, como el sindicato, dice que “son medidas insuficientes” pero en cambio para organizaciones ecologistas “es una locura”.

“Se tienen en cuenta el número de avisos, la superficie de daños por ayuntamientos, en porcentaje en el marco de la comarca, las explotaciones porcinas, los accidentes de tráfico...”, expuso.

Díaz Mouteira reivindicó que “se está dando un paso grande, importante” y añadió que “son medidas excepcionales, ante una situación excepcional”. “No es un parche ni insuficiente, sino hecho bajo el rigor de unos parámetros y según lo que dice el comité de seguimiento, que aporta lo necesario para la adopción de medidas”, aseguró la diputada del PP.

Las batidas de jabalís sin límite de ejemplares y con la posibilidad de cazar crías y hembras están desde el jueves permitidas en casi el 70% del territorio gallego como medida para controlar la población de esta especie y limitar los incidentes que causan sobre la agricultura, la ganadería, los montes o la propia caza.