El popular Eduardo Parga volvió ayer a la Alcaldía de Malpica al prosperar una moción de censura contra el socialista Walter Pardo que fue apoyada por el concejal no adscrito, Alfredo Cañizo, exrepresentante de Ciudadanos en la Corporación. La moción de censura, debatida en un bronco pleno iniciado a las 12.00 del mediodía y de más de dos horas, quedó aprobada con siete votos a favor —seis del PP, formación mayoritaria, y uno del edil no adscrito— y seis en contra —cuatro del PSOE y dos del BNG—.

Tras las elecciones del 2019, el único concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento apoyó la investidura del socialista Walter Pardo y formó parte de un tripartito junto a PSOE y BNG. Cañizo fue expulsado de la formación naranja a las pocas semanas de aquella votación de investidura, pero formó parte del gobierno municipal hasta mediados de agosto. En las últimas semanas, arrancó negociaciones con el PP para devolver el bastón de mando a manos de Eduardo Parga, regidor entre 2011 y 2019.